9 temas claves en las critas parroquiales documentos de ... critas en el mbito territorial y ofrecer...

Download 9 temas claves en las Critas parroquiales Documentos de ... Critas en el mbito territorial y ofrecer unas reflexiones, lo ms concretas y operativas posibles ... 9 temas claves en las

Post on 11-Mar-2018

213 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 9 temas clavesen lasCritas parroquiales

    Doc

    umen

    tos

    de

    tra

    bajo

    2.

    San Bernardo, 99 Bis - 28015 MadridTel.: 91 444 10 00 Fax: 91 593 48 82publicaciones@caritas.eswww.caritas.es

    8675_cubierta_caritas.indd 1 26/12/08 12:05:28

  • 9 temas clavesen lasCritas Parroquiales

    Doc

    umen

    tos

    de

    tra

    bajo

    2.

    Accin Significativa Critas Parroquiales.Nivel Tcnico Mixto

    2009

    8675_caritas_corregido.indd 1 29/12/08 13:24:31

  • Enero, 2009.

    Critas Espaola. EditoresSan Bernardo, 99 bis28015 MadridTlf.: 91 444 10 00www.caritas.ese-mail: publicaciones@caritas.es

    Diseo y maquetacin: Rosy Botero, XK.

    Impresin: Fiselgraf - XK,s.l. xksl@xksl.es

    ISBN: 978-84-8440-503-0Depsito legal: M.

    8675_caritas_corregido.indd 2 29/12/08 13:24:31

  • ndice

    Presentacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

    I. La comunidad cristiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71. Dimensiones de la comunidad cristiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112. Tentaciones que se dan en las comunidades cristianas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143. Desafos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144. Tareas de Critas para hacer comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

    II. El sacerdote en Critas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171. Tres actitudes a desarrollar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222. Funciones del sacerdote . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

    III. El voluntariado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271. El voluntariado como discipulado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302. El voluntariado en Critas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

    IV. Comunicacin cristiana de bienes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351. En el mbito personal y comunitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

    V. La coordinacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451. La importancia de la coordinacin en una Critas Parroquial . . . . . . . . . . . . . . . . 502. A modo de conclusin: importancia de la participacin y el trabajo en red . . . . . 51

    VI. La acogida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 531. Instrumentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60

    i

    3

    8675_caritas_corregido.indd 3 29/12/08 13:24:32

  • VII. La sensibilizacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 631. La sensibilizacin en Critas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 662. Cmo sensibilizar a la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

    VIII. El acompaamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 691. Estilos en el acompaamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 722. Caractersticas del acompaamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 733. Perfil y dimensiones del acompaante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 744. Retos y dificultades del acompaamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

    IX. La formacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 771. Referentes fundamentales de la formacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 802. Contenidos de la formacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 813. Criterios metodolgicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 824. Destinatarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83

    8675_caritas_corregido.indd 4 29/12/08 13:24:32

  • Presentacin

    Con la publicacin de estos materiales creemos que hemos llegado al final de nuestro recorrido como accin significativa dentro del Nivel Tcnico Mixto de Critas Espaola. Dicho Nivel est formado por directivos, voluntarios y tcnicos de distintas Critas Diocesanas y de los Servicios Generales. Y por accin significativa entendemos en este caso el estudio de las critas parroquiales que se nos ha encomendado de acuerdo a lo propuesto en el ltimo plan estratgico.

    No es que se haya logrado el fin marcado en el plan, fortalecer las critas parroquiales, pero s hemos agotado el objetivo que como grupo nos habamos marcado: analizar la realidad de nues-tras Critas en el mbito territorial y ofrecer unas reflexiones, lo ms concretas y operativas posibles a los acompaantes de grupos de base.

    La publicacin que tenis entre las manos no es ninguna novedad, mucho de lo que aqu encon-traris procede de otros documentos y reflexiones de la Confederacin, pero s creemos que aporta una serie sistematizada de temas que pueden servir de gua abierta a los acompaantes de los grupos de voluntarios de las Critas parroquiales.

    El material que ofrecemos, si no abarca todos los mbitos de nuestras Critas parroquiales, s incide en factores tan fundamentales como la comunidad, espacio y gnesis de la accin sociocaritativa, el papel del sacerdote como animador de diacona, el voluntariado visto desde la perspectiva de seguimiento de los discpulos de Jess y como lugar de encuentro ecumnico con hombres y mujeres de buena voluntad, la comunicacin cristiana de bienes que encarna el mandamiento del amor entre todos los hijos de un mismo Padre, que en comunin, de manera coordinada, ejercen la acogida a todos aquellos que son rechazados, excluidos, marginados, explotados.

    Esto, sin olvidar una tarea permanente de los miembros de Critas como es la sensibilizacin de toda la comunidad cristiana y de la sociedad como una forma de crecimiento del Reino, porque otro mundo es posible.

    Tambin hemos querido aportar unas breves notas sobre lo que es y supone acompaar y formar a los equipos de Critas parroquiales, tareas complementarias y permanentes para el desarrollo y adaptacin de nuestra institucin a los nuevos retos de un mundo en permanente cambio.

    El trabajo durante estos aos no ha sido fcil, aunque si muy agradable. Ha resultado, a veces, com-plicado porque el objeto de nuestro anlisis y reflexin tiene muchas y muy variadas facetas. Sin embargo, ha sido encantador porque nos apasionan las Critas de nuestros pueblos y nuestros ba-

    P

    5

    8675_caritas_corregido.indd 5 29/12/08 13:24:33

  • rrios, con todas sus deficiencias, pero tambin con todas sus potencialidades y, cmo no?, porque compartir este reto con el grupo humano que formamos la accin significativa Critas Parroquiales ha sido enriquecedor en todos los sentidos. A todos ellos, gracias.

    9 temas claves en las Critas Parroquiales

    8675_caritas_corregido.indd 6 29/12/08 13:24:33

  • ILa comunidadcristiana

    El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza que es una semilla muy

    pequea, pero que cuando brota se hace ms alta que las dems hortalizas

    y echa ramas tan grandes que los pjaros pueden anidar a su sombra.

    (Lc 14,7-23)

    8675_caritas_corregido.indd 7 29/12/08 13:24:33

  • 8

    Fundamentacin bblico-teolgicaLa forma de vivir el seguimiento evanglico es comunitaria. Los discpulos no siguieron a Jess por separado, sino que lo siguieron en grupo, formando una comunidad. Es en esta fraternidad donde los discpulos encuentren el lugar propio y adecuado para el desarrollo de la fe. La fe es una respuesta personal a la llamada de Dios, pero se vive en comunidad. Por eso, hoy son necesarias comunidades santas, comunidades que ayuden a los cristianos a vivir en profundidad el seguimiento del Seor y que sean ejemplo y testimonio para el mundo. Las comunidades cristianas, en esta perspectiva son comunidades porque son cristianas. Lo cristiano exige lo comunitario. Si los cristianos nos embarcamos en la tarea de construir co-munidades no es porque sea una moda, es porque no podemos vivir la realidad cristiana de nuestra fe si no es en la dinmica de la comunidad.

    Esta consideracin, sin embargo, no debe llevarnos a reducir el ser de la comunidad a las relacio-nes internas de los miembros del Cuerpo de Cristo, dejando de lado el sentido radical de la encar-nacin. Si Jess es el ser humano en el que Dios se encarna, los cristianos creemos que Cristo est presente en toda la humanidad y que la Iglesia, sacramento de Cristo en el mundo, est al servicio de la comunin entre todos los hombres. Por eso, la comunidad de Jess es abierta y acogedora como se expresa en la parbola del gran banquete del Reino (Lc 14,7-23), una comunidad en la que se acoge a todos, sin excluir a nad

Recommended

View more >