,!7ii4j8-jcghhe!pvp .«le pedí a mi jefe, ... yo no vine a este mun­ do gracias a un dedo: mi...

Download ,!7II4J8-jcghhe!PVP .«Le pedí a mi jefe, ... Yo no vine a este mun­ do gracias a un dedo: mi padre

Post on 18-Sep-2018

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 24 mm

    2 TINTAS: Pantone Warm Red C + Negro

    Charles Brandt

    El poder de la Mafia norteamericana

    Charles BrandtLa desaparicin en 1975 de Jimmy Hoffa, el poderoso jefe del sindicato de camioneros, que usaba su millonario fondo de pensiones para hacer negocios con la Mafia, era un misterio que el FBI no ha logrado resolver hasta hoy. Charles Brandt dedic cinco aos al seguimiento de Frank Sheeran, el irlands, un asesino a sueldo a quien se atribua la ejecucin de Hoffa. De los cientos de horas de grabaciones de sus conversaciones con Sheeran ha surgido este libro fascinante en que los acontecimientos se narran en las propias palabras de este asesino a sueldo. Unas confesiones que nos ofrecen una inslita visin por dentro del mundo del crimen organizado y, lo que no es menos importante, de sus conexiones con el de la poltica, en especial con el entorno de la familia Kennedy. De hecho, Sheeran sugiere que el motivo principal para la ejecucin de Hoffa fue la amenaza que ste haba hecho de contar lo que saba acerca de la participacin de la Mafia en el asesinato de J.F. Kennedy en Dallas.

    ,!7II4J8-jcghhe! 10039212PVP 23,9023,90 En la fotografa de cubierta: Jimmy Hoffa, circa 1955 Hulton Archive/Getty ImagesDiseo: lookatcia.comDiseo: lookatcia.com

    Nacido y criado en la ciudad de Nueva York, Charles Brandt es un antiguo profesor de ingls de secundaria, supervisor de asuntos sociales en el Harlem Este, fiscal de homicidios y Subdirector de la Fiscala General del estado de Delaware. Brandt trabaja en el sector privado desde 1976 y ha sido presidente de la Asociacin de Juristas de Delaware y de la Representacin de Delaware en la Junta Norteamericana de Juristas. Ha sido nominado por sus colegas a los Best Lawyers in America y los Best Lawyers in Delaware. Es un conferenciante habitual sobre tcnicas de interrogatorio con testigos que se muestran reacios a colaborar. Brandt es autor de una novela escrita basndose en los grandes casos que logr resolver mediante interrogatorios, titulada The Right to Remain Silent [El derecho a guardar silencio].

    ltimos ttulos publicados

    Mary BeardLa herencia viva de los clsicosTradiciones, aventuras e innovaciones

    Ben MacintyreEl agente ZigzagLa verdadera historia de Eddie Chapman, el espa ms asombroso de la segunda guerra mundial

    David Potter Constantino

    Giles TremlettCatalina de AragnReina de Inglaterra

    Matthew White El libro negro de la humanidadCrnica de las grandes atrocidades de la historia

    Mary Beard PompeyaHistoria y leyenda de una ciudad romana

    J. C. McKeownGabinete de curiosidades griegasRelatos extraos y hechos sorprendentes

    Massimo PolidoroEnigmas y misterios de la historiaMitos, engaos y fraudes

    Jim

    my

    Hof

    fa. C

    aso

    cerr

    ado

    Cha

    rles

    Bra

    ndt

  • C h a r l e s B r a n d t

    Jim my Hoffa. Caso cerrado

    El poder de la Mafia norteamericana

    Traduccin de

    Pedro Donoso

    Los samurisHistoria y leyenda

    de una casta guerrera

    J o n a t h a n C l e m e n t s

    Traduccin castellana de Cecilia Belza y Gonzalo Garca

    Los samurisHistoria y leyenda

    de una casta guerrera

    J o n a t h a n C l e m e n t s

    Traduccin castellana de Cecilia Belza y Gonzalo Garca

    003-114012-CASO CERRADO.indd 5 26/03/14 11:20

  • Primera edicin: mayo de 2014

    Jimmy Hoffa. Caso cerradoCharles Brandt

    No se permite la reproduccin total o parcial de este libro, ni su incorporacin a unsistema informtico, ni su transmisin en cualquier forma o por cualquier medio, sea steelectrnico, mecnico, por fotocopia, por grabacin u otros mtodos, sin el permiso previoy por escrito del editor. La infraccin de los derechos mencionados puede ser constitutivade delito contra la propiedad intelectual (Art. 270 y siguientes del Cdigo Penal)

    Dirjase a CEDRO (Centro Espaol de Derechos Reprogrficos) si necesita reproduciralgn fragmento de esta obra.Puede contactar con CEDRO a travs de la web www.conlicencia.como por telfono en el 91 702 19 70 / 93 272 04 47

    Ttulo original: I heard you paint houses

    Charles Brandt, 2004, 2005 de la traduccin, Pedro Donoso, 2014

    Editorial Planeta S. A., 2014Av. Diagonal, 662-664, 08034 Barcelona (Espaa)Crtica es un sello editorial de Editorial Planeta, S. A.

    editorial@ed-critica.eswww.ed-critica.eswww.espacioculturalyacademico.com

    ISBN: 978-84-9892-677-4Depsito legal: B. 7818 - 2014

    2014. Impreso y encuadernado en Espaa por Huertas Industrias Grficas S. A.

    003-114012-CASO CERRADO.indd 6 20/03/14 18:52

  • 21

    I

    No se atrevern

    Le ped a mi jefe, Russell Bufalino, McGee, que me permitiese llamar a Jimmy a su casa de verano en el lago. Era en misinde paz. Todo lo que intentaba en aquel momento era evitar quea Jimmy le sucediese lo que finalmente le ocurri.

    Consegu reunirme con Jimmy la tarde del domingo 27 dejulio de 1975. El mircoles da 30 desapareci. Se fue a Australia, como se suele decir, pas al otro lado, la palm. Echar demenos a mi amigo hasta el da en que volvamos a reunirnos.

    Yo estaba en mi apartamento en Filadelfia y la llamada alarga distancia para comunicarme con Jimmy en su casa de verano junto al lago Orion, cerca de Detroit, la hice desde mipropio telfono. Si yo hubiese estado metido en lo que sucedi aquel domingo, no hubiese utilizado mi propio telfono,sino que habra usado uno de pago. No se llega a sobrevivirtanto como yo si vas por ah haciendo llamadas sobre asuntosimportantes desde tu propio telfono. Yo no vine a este mundo gracias a un dedo: mi padre pre a mi madre como se debehacer.

    Cuando estaba en la cocina, de pie, junto al aparato fijado a lapared, listo para marcar el nmero que me saba de memoria,reflexion un momento sobre la manera de abordar el asunto conJimmy. Durante mis aos como negociador en el sindicato aprend que siempre es mejor hacer un repaso mental antes de abrir laboca. Adems, no iba a ser una llamada sencilla.

    003-114012-CASO CERRADO.indd 21 20/03/14 18:52

  • 22

    Desde que sali de la prisin gracias al indulto presidencialde Nixon en 1971 y comenz a luchar para recuperar la presidencia del sindicato de Camioneros, Jimmy se haba convertido en alguien con quien costaba mucho hablar. A veces es loque pasa con los que han salido de la trena por primera vez. Jimmy comenz a irse de la lengua: en la radio, en los peridicos,en la televisin. Cada vez que abra la boca, soltaba algo sobrecmo se iba a encargar de poner en evidencia a la mafia y cmola iba a expulsar del sindicato. Incluso lleg a decir que prohibira que la mafia utilizase el fondo de pensiones. Me cuesta creerque ciertas personas se sintieran a gusto al or que la gallina delos huevos de oro acabara muerta si Jimmy volva a recuperar susitio. Que fuese l quien lanzaba todas estas amenazas resultabauna hipocresa, por no decir otra cosa, si se tiene en cuenta quefue el propio Jimmy quien se encarg de meter a la llamada mafia en el sindicato y en el fondo de pensiones. l fue quien meintrodujo en el sindicato a travs de Russell. As que tena buenas razones para estar ms que ligeramente preocupado por miamigo.

    En realidad, haba comenzado a preocuparme nueve mesesantes de la llamada que Russell me haba permitido hacer. Jimmy haba cogido un vuelo para ir hasta Filadelfia a pronunciar eldiscurso principal en la velada en honor a Frank Sheeran, en elLatin Casino. All estaba mi familia junto a tres mil de mis mejores amigos, incluidos el alcalde, el fiscal del distrito, colegas mosque conoc luchando en la guerra, el cantante Jerry Vale y lasbailarinas Golddigger con sus piernas interminables, adems deotros invitados que el FBI llamaba La Cosa Nostra. Jimmy meregal un reloj de oro con la esfera de diamantes. Luego mir alos invitados que estaban en la tarima y dijo:

    Hasta ahora nunca me haba dado cuenta de lo fuerte queeres.

    Ese s que fue un comentario especial, porque Jimmy Hoffaera uno de los dos hombres ms grandes que he conocido en todami vida.

    003-114012-CASO CERRADO.indd 22 20/03/14 18:52

  • 23

    Antes de que sirvieran la cena, a base de chuletn, y cuandonos estbamos haciendo las fotos, un pequeo pringado que Jimmy haba conocido estando en la crcel le pidi que le dejasediez de los grandes para montar un negocio. Jimmy se meti lamano en el bolsillo y le pas dos mil quinientos dlares. As eraJimmy: un tipo desprendido.

    Naturalmente, Russell Bufalino estaba all tambin. l es elotro de los dos grandes que he conocido en mi vida. Jerry Vale lecant a Russ su cancin favorita, Spanish Eyes. Russell era eljefe de la familia Bufalino, asentada al norte de Pensilvania y enbuena parte de Nueva York, Nueva Jersey y Florida. Al tener susede central a las afueras de Nueva York, Russell no pertenecaal crculo interno de las cinco familias de la ciudad; sin embargo,todas se acercaban a l para pedirle consejo en cualquier asunto.Si haba alguna cosa importante de la que hacerse cargo, le encomendaban el trabajo a Russell. Era respetado en todo el pas.Despus de que Albert Anastasia recibiera un disparo mientrasestaba sentado en el silln del barbero en Nueva York, le confiaron a Russell la direccin de esa familia hasta que las cosas volvieran a estar en orden. No se puede obtener ms respeto que elconseguido por Russell. Era alguien muy fuerte. El pblico jams oa hablar de l, pero las familias y los agentes federales saban bien lo fuerte que era.

    Russell me regal un anillo de oro que haba mandado hacerespecialmente para tres personas: para m, para su vicejefe y paras mismo. Llevaba una gran moneda de tres dlares engastadacon diamantes. Russ se contaba entre los grandes en el mundodel robo y trfico de joyas y en el hurto de guante blanco, y era eldiscreto socio de toda una serie de joyeras en la zona de JewelersRow, en Nu