27 de noviembre de 2011 1 adviento (b) marcos 13, 33-37 josé antonio pagola música:...

Click here to load reader

Post on 03-Feb-2016

218 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 27 de noviembre de 20111 Adviento (B)Marcos 13, 33-37Jos Antonio PagolaMsica: Maranatha:Present: B. Areskurrinaga HC; euskaraz: D. Amundarain

  • Jess est en Jerusaln, sentado en el monte de Los Olivos, mirando hacia el Templo y conversando confidencialmente con cuatro discpulos: Pedro, Santiago, Juan y Andrs.

  • Los ve preocupados por saber cundo llegar el final de los tiempos.

    A l, por el contrario, le preocupa cmo vivirn sus seguidores cuando ya no le tengan entre ellos.

  • Por eso, una vez ms les descubre su inquietud: Mirad, vivid despiertos.

  • Despus, dejando de lado el lenguaje terrorfico de los visionarios apocalpticos, les cuenta una pequea parbola que ha pasado casi desapercibida entre los cristianos.

  • Un seor se fue de viaje y dej su casa. Pero, antes de ausentarse, confi a cada uno de sus criados su tarea.

  • Al despedirse, slo les insisti en una cosa: Vigilad, pues no sabis cundo vendr el dueo de la casa. Que cuando venga, no os encuentre dormidos.

  • El relato sugiere que los seguidores de Jess formarn una familia. La Iglesia ser "la casa de Jess" que sustituir a "la casa de Israel". En ella todos son servidores. No hay seores.Todos vivirn esperando al nico Seor de la casa: Jess el Cristo. No lo olvidarn jams.

  • En la casa de Jess nadie ha de permanecer pasivo. Nadie se ha de sentir excluido, sin responsabilidad alguna. Todos son necesarios. Todos tienen alguna misin confiada por l.

  • Todos estn llamados a contribuir a la gran tarea de vivir como Jess al que han conocido siempre dedicado a servir al reino de Dios.

  • Los aos irn pasando. Se mantendr vivo el espritu de Jess entre los suyos? Seguirn recordando su estilo servicial a los ms necesitados y desvalidos? Lo seguirn por el camino abierto por l?Su gran preocupacin es que su Iglesia se duerma.

  • Por eso, les insiste hasta tres veces: vivid despiertos". No es una recomendacin a los cuatro discpulos que lo estn escuchando, sino un mandato a los creyentes de todos los tiempos: Lo que os digo a vosotros, os lo digo a todos: velad.

  • El rasgo ms generalizado de los cristianos que no han abandonado la Iglesia es seguramente la pasividad.

    Durante siglos hemos educado a los fieles para la sumisin y la obediencia.

    En la casa de Jess slo una minora se siente hoy con alguna responsabilidad eclesial.

  • Ha llegado el momento de reaccionar. No podemos seguir aumentando an ms la distancia entre "los que mandan" y "los que obedecen". Es pecado promover el desafecto, la mutua exclusin o la pasividad.

  • Jess nos quera ver a todos despiertos, activos, colaborando con lucidez y responsabilidad.

  • LA CASA DE JESSJess est en Jerusaln, sentado en el monte de Los Olivos, mirando hacia el Templo y conversando confidencialmente con cuatro discpulos: Pedro, Santiago, Juan y Andrs. Los ve preocupados por saber cundo llegar el final de los tiempos. A l, por el contrario, le preocupa cmo vivirn sus seguidores cuando ya no le tengan entre ellos.Por eso, una vez ms les descubre su inquietud: Mirad, vivid despiertos. Despus, dejando de lado el lenguaje terrorfico de los visionarios apocalpticos, les cuenta una pequea parbola que ha pasado casi desapercibida entre los cristianos.Un seor se fue de viaje y dej su casa. Pero, antes de ausentarse, confi a cada uno de sus criados su tarea. Al despedirse, slo les insisti en una cosa: Vigilad, pues no sabis cundo vendr el dueo de la casa. Que cuando venga, no os encuentre dormidos.El relato sugiere que los seguidores de Jess formarn una familia. La Iglesia ser "la casa de Jess" que sustituir a "la casa de Israel". En ella todos son servidores. No hay seores. Todos vivirn esperando al nico Seor de la casa: Jess el Cristo. No lo olvidarn jams.En la casa de Jess nadie ha de permanecer pasivo. Nadie se ha de sentir excluido, sin responsabilidad alguna. Todos son necesarios. Todos tienen alguna misin confiada por l. Todos estn llamados a contribuir a la gran tarea de vivir como Jess al que han conocido siempre dedicado a servir al reino de Dios.Los aos irn pasando. Se mantendr vivo el espritu de Jess entre los suyos? Seguirn recordando su estilo servicial a los ms necesitados y desvalidos? Lo seguirn por el camino abierto por l? Su gran preocupacin es que su Iglesia se duerma. Por eso, les insiste hasta tres veces: vivid despiertos". No es una recomendacin a los cuatro discpulos que lo estn escuchando, sino un mandato a los creyentes de todos los tiempos: Lo que os digo a vosotros, os lo digo a todos: velad.El rasgo ms generalizado de los cristianos que no han abandonado la Iglesia es seguramente la pasividad. Durante siglos hemos educado a los fieles para la sumisin y la obediencia. En la casa de Jess slo una minora se siente hoy con alguna responsabilidad eclesial. Ha llegado el momento de reaccionar. No podemos seguir aumentando an ms la distancia entre "los que mandan" y "los que obedecen". Es pecado promover el desafecto, la mutua exclusin o la pasividad. Jess nos quera ver a todos despiertos, activos, colaborando con lucidez y responsabilidad.

    Jos Antonio Pagola