2007 razon y revolucion

Download 2007 Razon y Revolucion

Post on 04-Jul-2015

208 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

N1 Ao 2007 Buenos Aires

Centro de Estudios e Investigaciones en Ciencias Sociales

www.ceics.org.arEl Anuario del CEICS es una publicacin del Centro de Estudios e Investigaciones en Ciencias Sociales. En ella presentamos al lector una seleccin de las investigaciones desarrolladas cada ao en el seno de nuestra institucin.

Director Acadmico: Eduardo Satelli Secretaria Acadmica: Marina Kabat

Ediciones r r

El Anuario CEICS es una publicacin del Centro de Estudios e Investigaciones en Ciencias Sociales Consejo Editorial: Eduardo Sartelli Silvina Pascucci Rosana Lpez Rodrguez Juan Kornblihtt Marina Kabat Fabin Harari Stella Grenat Editora Responsable: Marina Kabat Diseo de tapa: Sebastin Cominiello Diseo de interior: Agustina Desalvo y Sebastin Cominiello Redaccin: Pillado 847, 1 A, Ciudad de Buenos Aires, CP 1406 Direccin de correo electrnico: marinakabat@yahoo.com.ar ISSN 181-406 Editado en la Ciudad de Buenos Aires. Impreso en Pavn 162, C.P. 1870 Registro de propiedad en trmite.

ANUARIO DEL CEICS

www.ceics.org.ar

En el ao 2000 se crea el Centro de Estudios e Investigaciones en Ciencias sociales -CEICS. Con ello dotamos de un marco institucional al trabajo colectivo que un grupo de investigadores habamos iniciado un lustro antes. Pero no se trat slo de un movimiento formal, sino que, producto de la maduracin de este grupo, se logra disear un programa de investigacin colectivo, se ordena y sistematiza el conjunto de investigaciones emprendidas. En el camino por desarrollar las lneas de investigacin all establecidas hemos escrito y defendido varias Tesis. Las mismas han comenzado a ser publicadas en la coleccin Investigaciones del CEICS de nuestra Ediciones RyR. Sin embargo, an necesitbamos un espacio apropiado para difundir los avances de investigacin de nuestro Centro. Muchos estudios requieren el trabajo de aos. En su transcurso arrojan resultados parciales cuya difusin y debate resulta trascendental para proseguir la tarea. La revista Razn y Revolucin que hemos editado por ya 12 aos, cumple parcialmente ese rol. Sin embargo, su finalidad principal es otra: constituirse en un espacio de discusin dentro del marxismo, por ello gran parte de sus artculos pertenecen a investigadores externos al CEICS. Era necesario entonces un nuevo canal por el cual difundir nuestra produccin. Con ello, al reunir y publicar diversas investigaciones de nuestro Centro que refieren a la misma problemtica, buscamos tambin favorecer la puesta en discusin de los problemas e hiptesis ms generales que guan nuestra labor. Aspectos que, en muchos casos, resulta dificultoso evaluar si se examina cada uno de los distintos estudios de casos en forma aislada. En esta edicin, los cinco primeros artculos comparten la preocupacin por las particularidades del capitalismo argentino y su incidencia sobre el desarrollo histrico de distintas ramas productivas. As incluimos dos anlisis de crtica terica (Harari, Sartelli) y tres estudios sobre ramas de produccin especficas, a saber petrleo, automotriz y calzado. Un quinto trabajo, analiza cul ha sido la poltica educativa impulsada por la burguesa argentina en los ltimos cincuenta aos. Finalmente, presentamos dos artculos que refieren al Argentinazo, sea a travs del anlisis de sus inicios (Cominiello), como de sus consecuencias (Sanz Cerbino). Ambos comparten la preocupacin por esclarecer el rol que los partidos de izquierda tuvieron en dicho proceso.

LA IZQUIERDA Y EL DEBATE SOBRE LA GNESIS DEL CAPITALISMO ARGENTINO: LA FORMACIN DE LA BURGUESA Y LA CUESTIN AGRARIA COLONIAL

Fabin HarariEl problema de los orgenes del capitalismo en Argentina es el problema de su revolucin burguesa. Esta afirmacin traslada nuestra mirada hacia aquello que fenomnicamente aparece como lo ms cercano a un proceso de ese tipo: la Revolucin de Mayo. La pregunta es, claro, si ese fenmeno expresa el momento insurreccional de una revolucin social. Para responder, no basta con leer las proclamas ni con observar los movimientos polticos. Hace falta probar que, efectivamente, hacia comienzos del siglo XIX asistimos, en el Ro de la Plata1, a la formacin de una burguesa revolucionaria. Si en algn lugar podemos llegar a encontrar su origen es en la campaa rioplatense en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando asistimos a un impresionante desarrollo de las fuerzas productivas en la ganadera. Se duplican las tierras puestas a producir, se triplica la poblacin y el litoral acoge a trabajadores migrantes de las provincias de arriba. Es as que el estudio de las relaciones sociales en el mundo rural pampeano se convierte en una herramienta indispensable para saldar el problema. La izquierda ha dedicado a la cuestin numerosos esfuerzos. Sin embargo, la mayora de ellos no ha logrado superar el nivel de ensayo, es decir, la lectura de un corpus bibliogrfico ms o menos extenso y la posterior opinin sobre la base de alguna cita de autores clsicos. Perodos de ostracismo y una tendencia fuertemente antiintelectual conspiraron contra la definicin de un plan de investigacin que aporte bases cientficas al programa revolucionario. Tuvo la izquierda, adems, un segundo obstculo: su aceptacin, casi a pie juntillas, del credo dependentista. As, ha puesto en primer lugar el problema de la contradiccin burguesa nacional-imperialismo, por sobre los enfrentamientos de clase. Al comprobar la debilidad de la burguesa argentina, no podan observar las tareas que la burguesa s haba hecho. Por lo tanto, sus conclusiones llevaban a negar la instancia de una revolucin burguesa.

Nos referimos a ese espacio geogrfico por dos motivos. En primer lugar, la Argentina no exista como entidad poltica. En segundo, la regin ms dinmica -y en la que asisti a un desarrollo ms intenso de la lucha de clases- es la comprendida por Buenos Aires, la Banda Oriental (hoy Uruguay) y Santa Fe. En cambio, las regiones del norte conocen otra configuracin social.1

7

8

En este artculo intentaremos un repaso de las principales hiptesis sostenidas por el marxismo en torno a la economa agraria bajo el periodo colonial, con una particular preocupacin: la visin sobre el surgimiento o la ausencia de una clase revolucionaria.

El partido Comunista ArgentinoDesde sus inicios, el stalinismo dividi al globo en pases plenamente capitalistas y pases que no haban an realizado su revolucin democrtico burguesa; en rigor, feudales. En estos ltimos, sealaba, deba apoyarse las variantes progresistas del capitalismo local. As, era tarea del comunismo criollo demostrar lo inacabado de las relaciones capitalistas en Argentina. No obstante, esta caracterizacin, para poder convertirse en una intervencin eficaz, deba tener en cuenta las particularidades que la tradicin poltica y las disputa ideolgicas locales. En concreto, los intelectuales comunistas deban procesar dos fenmenos determinantes de los debates en el momento que escribieron (entre la dcada de 140 y la de 160). Por un lado, el peronismo, un movimiento reformista burgus, como fenmeno de masas. Por el otro, la existencia de la Revolucin de Mayo como uno de los episodios ms importantes de la lucha de clases, en la conciencia del conjunto de la poblacin. Por qu son importantes estas caractersticas? Porque obliga a ciertas complejidades en el relato que no parecen, en un principio, corresponder con una historia ligada al programa que reivindica la revolucin nacional y democrtica. Pasemos, entonces, a esa campaa mirada con los ojos del stalinismo. All, los llamados hacendados coloniales aparecen como la encarnacin de seores feudales. Por qu feudales? Porque habran utilizado trabajo esclavo y servil y porque consolidaron el latifundio, factor principal del atraso. En el primer aspecto tanto Rodolfo Puiggrs (en sus comienzos) como Leonardo Paso, los principales exponentes, no profundizan demasiado el problema. Paso propone la existencia de una renta del terrateniente que estara conformada por el conjunto del sobreproducto.2 Sencillamente, se limitan a sealar su existencia, pero no presentan fuentes -ni siquiera alguna cita bibliogrfica de peso- que pruebe esas afirmaciones. La fragilidad del argumento se completa cuando se admite la existencia de jornaleros asalariados que no poseen medios de produccin propia (gauchos como trabajadores ganaderos), aunque pudieran dedicarse eventualmente al abigeato. En ese sentido, las relaciones de produccin en la campaa rioplatense son descriptas de manera confusa y poco concluyente. El carcter feudal, en estos anlisis, no se atribuyen a la percepcin de una renta feudal, sino por su defensa de una economa cerrada y atrasada tcnicamente. Entra aqu una variable central que es, para esta teora, la clave de la explicacin de la estructura social: el latifundio. Los hacendados reproduciran feudalismo porque habran sido, ante todo, latifundistas. La cuestin que ms importancia y debates suscit es el problema del latifundio como factor determinante del atraso. El latifundio aparece aqu asociadoPaso, Leonardo: op. cit, p. 177. Abigeato es el robo de ganado para comerciar sus pieles, sea ste con marca u orejano.2

a la ganadera, mientras que el desarrollo econmico sera propio de los pequeos agricultores.4 Expliquemos mejor: para el PC (y la gran mayora del marxismo criollo) la produccin agrcola en pequeas chacras produce una alta densidad poblacional. Esos colonos producen para el mercado local y, por lo tanto, son consumidores de mercancas. Por lo tanto, estaran fomentando el desarrollo de otras producciones, en particular las urbanas. A su vez, la competencia provocara la necesidad de mejorar sus cultivos dando rienda a su modernizacin. En cambio, el latifundio ganadero (produccin en grandes extensiones, con poca mano de obra) determinara una baja densidad demogrfica y una precaria divisin del trabajo. Estos latifundistas seran muy poco propensos a invertir, ya que, como unos pocos acaparan la tierra, hay poca com