2. origen de las ciudades españolas

Download 2. origen de las ciudades españolas

Post on 13-Jul-2015

669 views

Category:

Travel

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Geografa de Espaa. Urbanismo. Origen de las ciudades espaolas

    2. EL ORIGEN DE LAS CIUDADES ESPAOLAS Antes hemos sealado que nuestras ciudades tienen un largo pasado, que en muchos casos llega hasta la poca romana, que es cuando se generalizan en la Pennsula Ibrica los asentamientos urbanos. Desde ese momento, las diferentes etapas, culturas, religiones, funciones, etc... han ido dejando su huella en los planos de nuestras ciudades. Ahora bien, esta evolucin histrica no se ha producido mediante un proceso de sucesivos aadidos o yuxtaposiciones de un legado sobre el otro, sino, como tambin hemos sealado mediante un proceso de palimpepstacin, en el cual cada etapa a reutilizado a su manera, alterandolo cuando lo ha estimado conveniente, el legado de las etapas anteriores, por lo cual lo que denominamos herencia del pasado en nuestras ciudades lo constituyen un conjunto de huellas de lo que fue la ciudad en los diferentes momentos. El origen de las ciudades se puede analizar a travs de dos conceptos bsicos: posicin y emplazamiento. La posicin hace referencia a la ubicacin de la ciudad con respecto a hechos naturales susceptibles, en el pasado y en el presente, de influir en su desarrollo, siendo un concepto que explica la localizacin de la ciudad con respecto a su regin. Antes de proceso de industrializacin1, estos factores naturales determinaban las funciones de la ciudad, que por lo general tenan que ver con la administracin, la defensa y el control militar, y el comercio. Las principales posiciones de nuestras ciudades son: - De encrucijada: -En regiones homogneas o distintas. -De caminos, generalmente fluviales. - De ribera de ro: -De defensa y cuidado de puentes. -Como punto de ruptura de carga. - Martima: -Salidas de cuencas fluviales. -De contacto ocano-continente. -De difcil acceso desde el interior. - Vinculadas a la explotacin de yacimientos minerales. El concepto de emplazamiento nos explica el marco topogrfico en el que la ciudad ha enraizado, el terreno elegido para levantar las edificaciones. Los diferentes emplazamientos de nuestras ciudades tienen que ver con la salubridad y 1 La industrializacin trajo la introduccin de nuevos medios de transporte, comunicacin y produccin que alteraron la situacin.

    1

  • Geografa de Espaa. Urbanismo. Origen de las ciudades espaolas consistencia del terreno, as como la facilidad del desarrollo de la vida urbana, aunque otras veces se prefiri emplazamientos que permitiesen una fcil defensa o el control visual de amplias reas. A continuacin daremos un breve repaso a la morfologa de las ciudades de las diferentes etapas de nuestra historia. 2.1. La ciudad romana El imperio romano se articul en base a una red de calzadas y de ciudades, desde las que se administraba el territorio y se irradiaba el proceso de romanizacin. Esta estructura, junto a otros factores, favoreci el desarrollo del comercio y permiti lo que podemos considerar una intensa vida urbana. Casi todas las ciudades que hoy son grandes centros urbanos derivan de ncleos romanos, siendo muy escasas las excepciones. Su tamao variaba desde las grandes ciudades, capitales de provincia (Tarraco, Corduba), que ocuparan un rea de 70 u 80 Ha, hasta las pequeas ciudades que no superaran las 15 Ha. Zaragoza (Caesaraugusta) vino a ocupar en torno a las 20 Ha. La estructura de estas ciudades era regular, de planta en damero (serie de calles que se cruzan en ngulo recto), destacando dos calles principales perpendiculares, el cardo y el decmano, en cuyo cruce se encontraba el foro, plaza donde se ubicaban los edificios pblicos ms importantes (templos, palacios...) y la zona comercial ms valorada. Muchas de estas ciudades estuvieron rodeadas por murallas, que las defendan (no conviene olvidar que Roma haba conquistado y explotaba Hispania) y demarcaban sus lmites. El espacio intramuros no estaba dedicado en exclusiva a edificios, sino que huertas y espacio libre ocupaban parte de el. De este pasado algunas de nuestras ciudades an conservan la huella del antiguo trazado, en cascos antiguos con una trama ms o menos regular, y

    especialmente la huella de cardo y decmano, que suelen corresponder al trazado de las dos calles principales del centro histrico. Se conserva tambin la idea de prestigio asociada al lugar en el que estaba el foro, que luego se convertira en muchos casos en plaza de la mezquita, la catedral y el lugar principal de la ciudad.

    Crdoba, Mezquita

    2.2. La ciudad musulmana Al-Andalus fue otra etapa de florecimiento de la vida urbana y nuestras ciudades se tuvieron que adaptar a nuevas gentes,

    2

  • Geografa de Espaa. Urbanismo. Origen de las ciudades espaolas nuevas creencias, nuevas formas de vida, etc... aunque tambin los musulmanes que vinieron se adaptaron a las formas de vida e idiosincrasia de la Pennsula. Las ciudades se componan de dos partes esenciales:

    - La medina, un ncleo central, generalmente amurallado o rodeado de tapial, en el que se ubicaban las actividades de mayor rango: la mezquita mayor, la alcaicera2 y el palacio del gobernador y su corte. El proceso de palimsepstacin hizo que en muchas ocasiones la mezquita estuviese en el lugar donde estaba el templo principal romano (frecuentemente reutilizaron los materiales constructivos del templo para la construccin de la mezquita), la alcaicera en donde antes estaba la zona comercial de alto rango, etc...

    Plano de Toledo

    - Rodeando a la medina se disponan en forma radial los barrios (arrabales), donde habitaba la poblacin. Estos barrios tenan una relativa autonoma y se organizaban por criterios religiosos (barrio cristiano, judo) o tnicos (barrio rabe, bereber, franco), y a veces econmicos. Cada uno tena su templo propio, su pequeo mercado y su autoridad propia. En el trazado de las calles dominaba la irregularidad, con viarios labernticos en los que slo destacaba la calle principal que conduca a la medina.

    La conquista cristiana de los territorios de al-Andalus, al realizarse con el pretexto de una cruzada, acab con mezquitas y edificaciones principales islmicas, de las que nos quedan pocos restos. Las ciudades actuales, especialmente las andaluzas, donde ms cuaj y perdur la dominacin islmica, an conservan la huella de esos trazados tortuosos (Granada, barrios de Axares y Cucaracha; Crdoba, barrio de la mezquita, por ej.) 2.3. Las ciudades espaolas en la Edad Media cristiana. El perodo supuso, en general, un languidecimiento de la vida urbana, 2 Recinto cerrado donde se vendan las mercancas de lujo y de alto precio.

    3

  • Geografa de Espaa. Urbanismo. Origen de las ciudades espaolas excepto en el Camino de Santiago, donde las actividades de acogida y comerciales produjeron todo lo contrario. Pero el resto del territorio vio como hasta el siglo XIII las ciudades perdan funciones (por ende, poblacin) y se convertan en ncleos administrativos y militares. Este carcter militar y la epopeya de la Reconquista amurallaron las ciudades espaolas3, as como la necesidad de delimitar jurisdiccional y fiscalmente el mbito urbano en una sociedad en proceso de seorializacin. Al igual que las ciudades musulmanas, las ciudades cristianas se dividan en barrios o parroquias (se articulaban en torno a una iglesia, que era su parroquia), siguiendo criterios religiosos4, morales (mancebas), sanitarios5, tnicos y econmicos (barrio de artesanos). La red de calles es tambin irregular, pero ahora forman un espacio unitario, en el que siempre es posible orientarse o llegar a tener una idea general del barrio o de la ciudad. Las calles no son iguales, sino que existe una gradacin continua de arterias principales y secundarias.

    La Baja Edad Media trajo un rebrote comercial que, junto al desarrollo de las universidades y de la economa en general, supuso una cierta recuperacin de la vida urbana, especialmente las portuarias vinculadas al comercio mediterrneo (especialmente Barcelona y Valencia), al comercio de la lana castellana (Laredo, Santander, Bilbao) o a localizaciones especiales, como Sevilla. En el interior peninsular el pulso de la vida urbana fue menor, aunque ms acusado en aquellas ciudades que estaban situadas en alguna de las rutas comerciales.

    Plano de Briviesca

    Sin duda alguna, las ciudades espaolas deben mucho a la Edad Media cristiana, que es la etapa que ms ha marcado la herencia de la que disponemos: catedrales, palacios, murallas, castillos, configuracin definitiva de la primaca de los lugares centrales del casco antiguo, trazado de barrios, etc... son huellas que nos quedan y componen el patrimonio de nuestras ciudades. 3 Tambin se observa un reforzamiento de los emplazamientos defensivos. 4 Los musulmanes que optaban por quedarse tras la conquista de la ciudad eran expulsados a un barrio propio (la morera), con un responsable poltico y administrativo propio, en los que se les permiti continuar con sus costumbres y tradiciones. Los judos fueron alojados en juderas. 5 Las actividades molestas se alejaron de las zonas habitadas. Por ejemplo, los tintes y los curtidos se solan situar en las afueras cerca de cauces fluviales.

    4

  • Geografa de Espaa. Urbanismo. Origen de las ciudades espaolas 2.4. Las ciudades durante el Renacimiento y el Barroco

    Sin cambios transcendentales, el perodo fue de desarrollo de la vida urbana, especialmente de los ncleos situados en las rutas comerciales vinculadas con el comercio internacional. El fuerte crecimiento poblacional condujo al establecimiento extramuros, incorporndose los arrabales a la ciudad. El desarrollo del estado de los Austrias produjo el crecimiento de la burocracia (que habitaba en los ncleos urbanos) y el desarrollo de las funciones administrativas de las ciudades. En este mismo sentido, se oblig a los concejos a disponer de casa adecuada a su rango, fue el origen de los Ayuntamientos, y de un nuevo edificio que aporta centralidad.

    Plaza Mayor Madrid-

    El crecimiento de las ciudades condujo a muchas de ellas (por ej. Zaragoza) a derribar las antiguas murallas romanas que constrean la expansin urbana. El lugar que ocupaban se convertir en una importante calle circundante (en muchos lugares se denominar coso, de cursun (lat.).

    El desarrollo del estado y la conversin de la antigua nobleza feudal en cortesana, conducirn a esta a abandonar el campo y establecerse en las ciudades, para lo que edificarn nuevos palacios al estilo de la poca que enriquecern y adornarn el patrimonio urbano. Esta inmigracin de clases pudientes producir el desarrollo de actividades de servicio (servicio domstico, cultural, etc...) y dar mayor vida a las ciudades.

    Plaza de San Pedro Roma-

    Paralelamente, nuestras ciudades observarn tres novedades urbanas:

    - La aparicin en el interior de las ciudades de una serie de edificios religiosos (conventos, hospitales, refugios, beaterios, etc...), que rompern el tejido urbano preexistente y crearn una importante proporcin del suelo urbano que luego se vender en la Desamortizacin. - La construccin de las Plazas Mayores que, (especialmente en el reino de Castilla), primero fueron lugares de mercado y posteriormente lugares centrales de la ciudad, posicin que se ver reforzada con la edificacin de

    5

  • Geografa de Espaa. Urbanismo. Origen de las ciudades espaolas

    los ayuntamientos. - La edificacin de las primeras plazas de toros.

    2.5. La ciudad del siglo XVIII El Despotismo Ilustrado aplic una poltica urbanstica que, al igual que en otros campos, pretenda embellecer y reformar la ciudad, aunque sin alterar de forma transcendente la trama urbana. Se llevaron a cabo obras de saneamiento e infraestructuras en el interior de las ciudades, se trazaron en las afueras paseos y alamedas6 adornadas con fuentes, plazuelas, esculturas y bancos7, lugares de paseo y reunin social, como los salones y ramblas. El estado borbnico quiso representar su magnificencia y la del nuevo orden defendido por la Ilustracin en los grandes edificios pblicos, construidos en barroco final y en Neoclsico. Por ltimo, la poltica de proteccin y promocin de las manufacturas encontr su cauce en la creacin de numerosas Reales Fbricas, que se situaron en las afueras de las grandes ciudades, en muchos casos, rodeadas de las viviendas de los asalariados que trabajaban en ellas.

    La Granja Segovia-

    6 La idea ilustrada de un acercamiento del hombre a la Naturaleza. 7 Por ejemplo, el espoln en Burgos, o el paseo de la Bomba en Granada.

    6

    Ir a p: