0enfermedad de gaucher - …2011.elmedicointeractivo.com/documentos/doc/gaucher.pdf · diagnóstico...

of 67 /67
ACTUALIZACIONES EL MEDICO Actualización en Enfermedad de Gaucher Coordinación: Juan Ignacio Pérez Calvo 3,8 CRÉDITOS

Upload: dodung

Post on 07-Oct-2018

227 views

Category:

Documents


0 download

TRANSCRIPT

ACTUALIZACIONESEL MEDICO

Actualizaciónen Enfermedad de GaucherCoordinación:Juan Ignacio Pérez Calvo

3,8 CRÉDITOS

© SANED 2008

Reservado todos los derechos. Ninguna parte de esta

publicación podrá ser reproducida, almacenada o transmitida en

cualquier forma ni por cualquier procedimiento electrónico,

mecánico, de fotocopia, de registro o de otro tipo, sin el permiso

de los editores.

Sanidad y Ediciones, S.L.

Capitán Haya, 60. 28020 Madrid. Tel: 91 749 95 00

Fax: 91 749 95 01. [email protected]

Anton Fortuny, 14-16. Edificio B, 2º 2ª.

08950 Esplugues de Llogregat (Barcelona). Tel: 93 320 93 30

Fax: 93 473 75 41. [email protected]

Depósito legal: M-4.972-2008

Composición y Fotomecánica: Artecomp

Actividad acreditada por la Comisión Nacional deFormación Continuada del Sistema Nacional de Salud con

3,8 créditos

Test de evaluación disponible en:www.elmedicointeractivo.com/Documentos/Evaluacion

3

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Coordinación de la edición:

Juan Ignacio Pérez CalvoServicio de Medicina Interna. Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa”.Zaragoza.

Autores:

A. BaldellouUnidad de Enfermedades Metabólicas. Hospital Universitario Miguel Servet.Zaragoza.

R. Fernández de la PueblaServicio de Medicina Interna. Hospital Universitario “Reina Sofía”. Córdoba.

Marta MatíaServicio de Medicina Interna. Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa”.Zaragoza.

Susana OliveraServicio de Medicina Interna. Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa”.Zaragoza.

Juan Ignacio Pérez CalvoServicio de Medicina Interna. Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa”.Zaragoza.

Miguel Ángel TorralbaServicio de Medicina Interna. Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa”.Zaragoza.

Jesús VillarubiaServicio de Hematología. Hospital Universitario Ramón y Cajal. Madrid.

5

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actualización en Enfermedad de GaucherINTRODUCCIÓN........................................................................................................................... 7

● Enfermedades raras.............................................................................................. 7● Enfermedades lisosomales................................................................................. 7● Momentos históricos de la Enfermedad de Gaucher ........................... 8● Epidemiología y genética.................................................................................. 9● Bibliografía recomendada................................................................................. 10

CUADRO CLÍNICO ....................................................................................................................... 11● Síntomas clínicos.................................................................................................... 11● Formas de presentación clínica, heterogeneidad de la

enfermedad y correlaciones genotipo-fenotipo....................................... 11● Bibliografía recomendada................................................................................. 13

DEFECTO ENZIMÁTICO Y ALTERACIONES GENÉTICAS EN LA ENFERMEDADDE GAUCHER ............................................................................................................................... 14

● La sustancia acumulada: la glucosilceramida ......................................... 14● Características generales....................................................................... 14● Síntesis............................................................................................................. 14● Catabolismo.................................................................................................. 14● Características de la distribución en órganos y tejidos........ 15

● La B-glucosidasa ácida ....................................................................................... 15● Propiedades y características generales ....................................... 15● Proceso postranslacional de la enzima ......................................... 16● Propiedades del centro activo de la enzima.............................. 16● Anomalías enzimáticas en la Enfermedad de Gaucher ....... 17

● El gen de la B-glucosidasa ácida................................................................... 18● Propiedades y características generales ....................................... 18● Mutaciones.................................................................................................... 18● Estrategias diagnósticas ......................................................................... 20

● Bibliografía recomendada................................................................................. 21DOMINIOS DE LA ENFERMEDAD ............................................................................................. 22

● Afectación visceral ................................................................................................ 22● Afectación hematológica ................................................................................... 23● Afectación ósea...................................................................................................... 23● Manifestaciones pulmonares............................................................................ 27● Alteraciones cardiacas........................................................................................ 27● Manifestaciones infrecuentes ........................................................................... 28

● Afectación renal ......................................................................................... 28● Enfermedades malignas ......................................................................... 29● Trastornos neurológicos .......................................................................... 29

● Bibliografía recomendada................................................................................. 29ASPECTOS PEDIÁTRICOS DE LA ENFERMEDAD DE GAUCHER ........................................ 30

● Introducción .............................................................................................................. 30● Diagnóstico de la Enfermedad de Gaucher en la infancia............... 31

● Clínica ............................................................................................................. 31● Enfermedad de Gaucher, no neuronopática (tipo 1) en el niño.... 31● Enfermedad de Gaucher neuronopática (tipos 2 y 3) en

el niño.............................................................................................................. 31

ÍNDI

CE

6

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

● Tipo clínico 2............................................................................................... 32● Variante letal fetal y neonatal de la Enfermedad de

Gaucher tipo 2 ........................................................................................... 32● Tipo clínico 3............................................................................................... 32● Exámenes complementarios ................................................................. 33

● Tratamiento de las formas infantiles de la Enfermedad de Gaucher ... 33● Tratamiento inespecífico......................................................................... 33● Tratamiento específico............................................................................. 34● Definición de los objetivos terapéuticos ........................................ 34● Definición individual del riesgo ......................................................... 35● Esquema terapéutico................................................................................ 36

● Criterios de pérdida en el mantenimiento de los objetivospreviamente alcanzados .................................................................................... 38

● Seguimiento .............................................................................................................. 39● Bibliografía ............................................................................................................... 41

DIAGNÓSTICO ............................................................................................................................. 43● El diagnóstico morfológico de la Enfermedad de Gaucher.............. 43● El diagnóstico bioquímico: la 4 metilumbeliferona............................... 43● El diagnóstico genético....................................................................................... 44● El retraso diagnóstico en la Enfermedad de Gaucher......................... 45● Marcadores biológicos en la Enfermedad de Gaucher...................... 45

● Características generales....................................................................... 45● Citoquinas plasmáticas........................................................................... 46● Ferritina, inmunoglobulinas, fosfatasa ácida,

a-Hexosaminidasa y enzima conversora de angiotensina .. 46● Quitotriosidasa plasmática ................................................................... 47● PARC (quimocina de activación y regulación pulmonar) ..... 49● Marcadores de la afectación ósea en la EG............................. 49

● Bibliografía recomendada................................................................................. 50DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL .................................................................................................... 52PRONÓSTICO............................................................................................................................... 53TRATAMIENTO............................................................................................................................. 55

● Indicaciones de la TSE ........................................................................................ 56● Pautas de dosificación y formas de administración.............................. 57● Efectos secundarios y contraindicaciones.................................................. 59● ¿Qué respuesta podemos esperar? .............................................................. 60● Seguimiento del paciente en tratamiento................................................... 62● Ajuste de la dosis inicial..................................................................................... 64● Alternativas al tratamiento substitutivo......................................................... 64● Perspectivas terapéuticas en la EG ............................................................... 66

● Fármacos bioequivalentes (TSE)......................................................... 66● Pequeñas moléculas (TRS) ..................................................................... 66● Chaperones................................................................................................... 67● Terapia génica ............................................................................................ 67● Modificaciones del tráfico celular .................................................... 67

● Bibliografía recomendada................................................................................. 67

ÍNDI

CE

7

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

ENFERMEDADES RARAS

La Enfermedad de Gaucher es una enfermedad rara que, desde el puntode vista epidemiológico, en Europa se define como aquella patología que afectaa menos de 5 de cada 10.000 habitantes; en Estados Unidos, sin embargo, seclasifica como enfermedad rara aquella que la padecen menos de 200.000 per-sonas.

Aunque una de las características que comparten la mayoría de las enfer-medades raras es que no hay muchos datos epidemiológicos, está claro que laEnfermedad de Gaucher tiene una prevalencia mucho menor a cualquiera de lasdos tasas arriba mencionadas; a día de hoy ya se empieza a hablar de enfer-medades ultrahuérfanas y se asocian a prevalencias mucho menores de los ex-puesto, en torno a menos de 10.000 pacientes en el mundo, que estaría más enlínea con la frecuencia de presentación de la Enfermedad de Gaucher.

La noción de enfermedad rara no solo tiene implicaciones epidemiológi-cas; casi todas las patologías clasificadas como tales tienen una serie de carac-terísticas comunes: suelen ser patologías graves, crónicas y degenerativas y po-nen en peligro la vida del paciente. Generalmente son invalidantes y tienen ungran impacto en la calidad de vida. No suelen tener tratamiento específico, aun-que en esto el caso de la Enfermedad de Gaucher es una excepción, como,afortunadamente, ya empieza a ocurrir en algunas de ellas. Se estima que hayentre 5.000 y 8.000 enfermedades raras y que en torno al 6-8% de la pobla-ción mundial padece alguna de estas patologías. Alrededor del 80% de las en-fermedades raras tienen una base genética.

Uno de los principales problemas, de nuevo común a casi todas ellas, esque por su baja prevalencia existe un gran desconocimiento y por tanto grandesdificultades diagnósticas. Por esta razón, es de gran importancia la difusión deestas patologías entre los especialistas para, en la medida de lo posible, contri-buir a un diagnóstico precoz y a un posterior tratamiento y seguimiento adecua-dos que mejoren el pronóstico de estos pacientes.

ENFERMEDADES LISOSOMALES

Si desde el punto de vista epidemiológico (y social) la Enfermedad de Gau-cher es una enfermedad rara, desde el punto de vista etiopatológico es una enfer-medad lisosomal o de depósito lisosomal. El concepto de enfermedad lisosomal

Introducción

8

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

nace a partir de los estudios sobre la glucogenosis tipo II (Enfermedad de Pompe).El esquema general de la enfermedades lisosomales es una mutación genética quehace que una o más enzimas lisosomales sean deficientes (o ausentes); como con-secuencia hay un paso metabólico (catabolizado por la enzima involucrada) dismi-nuido (o interrumpido) dando como resultado un depósito de sustrato no metaboli-zado a nivel de los lisosomas de distintas líneas celulares, dependiendo de lapatología. El acumulo de los diversos sustratos está en la base fisiopatológica deestas enfermedades. En el caso de la Enfermedad de Gaucher la enzima deficien-te es la glucocerebrosidasa o β-glucosidasa ácida y el sustrato acumulado a nivelde los lisosomas de las células del sistema monocito-macrófago es el glucocerebro-sido o glucosil-ceramida. En función del sustrato acumulado las enfermedades liso-somales se pueden clasificar, de forma muy somera, en Esfingolipidosis (Enfer-medad de Fabry, Enfermedad de Gaucher), Mucopolisacaridosis(Mucopolisacaridosis tipo I: Hurler, Hurler-Scheie, Scheie; Mucopolisacaridosis tipoII: Hunter; Mucopolisacaridosis tipo VI: Maroteaux-Lamy) Oligosacaridosis (Fuco-sidosis, Manosidosis), Otras (Enfermedad de Pompe dentro de las glucogenosis,Mucolipidosis, etc.). Son, como vemos, un grupo de patologías muy heterogéneas.Hay alrededor de 50 enfermedades catalogadas como lisosomales. Aunque, denuevo, cada una de estas patologías, tomadas individualmente son enfermedadespoco frecuentes, en su conjunto tienen una frecuencia de alrededor de 1 por cada7.000-8.000 nacidos vivos. Es de resaltar que cada vez hay más enfermedades li-sosomales que presentan un tratamiento específico, la mayoría de las veces me-diante terapia enzimática de sustitución, es decir mediante suplementación exóge-na de la enzima deficitaria. Al igual que se comentaba más arriba para todo elgrupo de enfermedades raras, en el caso de las enfermedades lisosomales y, muyespecialmente para aquellas en las que hay disponible tratamiento específico, eldiagnóstico precoz y el inicio de tratamiento tan pronto como sea posible puedenprevenir consecuencias clínicas irreversibles.

MOMENTOS HISTÓRICOS DE LA ENFERMEDAD DE GAUCHER

La Enfermedad de Gaucher recibe su nombre de Philippe Charles ErnestGaucher. En su época de estudiante de medicina, este médico francés describióen su tesis doctoral de 1882 el caso de una mujer con una esplenomegalia ma-siva e inexplicable desde su infancia y que después presentó sangrado grave,anemia y complicaciones infecciosas (Figura 1). Se pensó que las células gran-des e inusuales observadas en el bazo en la autopsia eran células epitelialesmalignas.

Fue Brill quien le puso el nombre de “Enfermedad de Gaucher”, cuando

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

9

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

hizo el primer diagnóstico premortem de un pa-ciente con este trastorno. Posteriormente se des-cubrieron las características metabólicas y la na-turaleza grasa del material (glucocerebrósido)almacenado en esas células esplénicas grandesy alteradas. Pero no fue hasta 1965 cuando sedemostró el defecto metabólico subyacente, eldéficit de glucocerebrosidasa.

Otro hito importante en la historia de laEnfermedad de Gaucher fue el descubrimientode un mecanismo de receptor glicoproteico delos macrófagos, publicado en 1978, que se con-virtió en la base del desarrollo del tratamientoespecífico mediante sustitución enzimática dirigi-da a los macrófagos. La Tabla 1 enumera loshitos históricos importantes en relación con laEnfermedad de Gaucher y su tratamiento.

EPIDEMIOLOGÍA Y GENÉTICA

La Enfermedad de Gaucher aparece en to-das las etnias, pero es particularmente prevalenteentre Judios Ashkenazi en la que se estima unaprevalencia que oscila entre 1:400-1:2.500. Es-tudios epidemiológicos llevados a cabo en Holanda y Australia proponían unaprevalencia de 1:50.000 en la población general. En poblaciones de Europa oc-cidental u originarias de Europa occidental se han observado tasas de incidenciade nacimientos con Enfermedad de Gaucher sintomática de entre 1:57.000 y1:111.000, lo que se traduciría en una tasa de de prevalencia de la poblacióngeneral del orden de 1 por 100.000, aunque hay estudios que dan cifras deprevalencia menores, de alrededor de 1/150.000-200.000.

Según los últimos datos del Registro Internacional de Gaucher (www.gau-cherregistry.com) más del 90% de los pacientes de Gaucher serían de tipo 1 (noneuropático), el 47% de los pacientes serían varones y el 53% mujeres y la ma-yoría de los pacientes se diagnostican entre los 4 y los 30 años, siendo la me-dia de edad al diagnóstico de 19 años.

Las variantes de Enfermedad de Gaucher con afectación primaria del siste-ma nervioso central, es decir, la forma neuropática aguda (tipo 2) y la formaneuropática crónica (tipo 3), son menos frecuentes. En la mayoría de los países

Figura 1. Tesis de Gaucher.

10

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

sólo el 5-10% de los pacientes con Enfermedad de Gaucher presentan caracte-rísticas neuropáticas. En poblaciones del norte de Suecia, Polonia y la pobla-ción árabe Jenin se ha documentado una prevalencia relativamente elevada deEnfermedad de Gaucher con afectación neurológica.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

• Grabowski GA. Gaucher disease. Enzymology, genetics, and treatment. AdvHum Genet 1993;21:377-441.

• Meikle PJ, Hopwood JJ, Clague AE, et al. Prevalence of lysosomal storage di-sorders. JAMA 1999;28:249-254.

• Zimran A, Gelbart T, Westwood B, et al. High frequency of the Gaucher disea-se mutation at nucleotide 1226 among Ashkenazi Jews. Am Hum Gen 1991;49:855-859.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Tabla 1

Momentos clave en la historia de la Enfermedad de Gaucher

1882 Primer paciente descrito con Enfermedad de Gaucher1905 Primer diagnóstico premortem de la Enfermedad de Gaucher1907 Descubrimiento de la naturaleza metabólica de la Enfermedad de Gaucher1927 Descripción del primer paciente con Enfermedad de Gaucher neuropática

aguda (tipo 2)1934 Descubrimiento de la naturaleza grasa del material almacenado1955 Descubrimiento de los lisosomas1959 Primera documentación del patrón de herencia autosómica recesiva1959 Descripción del primer paciente con Enfermedad de Gaucher neuropática

crónica (tipo 3)1965 Publicación de la deficiencia de glucocerebrosidasa1978 Publicación del mecanismo de receptor glicoproteico macrofágico1974 Primer ensayo clínico en humanos con glucocerebrosidasa purificada1984 Genzyme inicia el ensayo clínico con alglucerasa1985 Publicación de los genes codificadores de la glucocerebrosidasa y de las

primeras mutaciones genéticas1991 Aprobación en EE.UU. por la FDA de CeredaseTM, alglucerasa obtenida de

placenta1994 Primeras aprobaciones de CeredaseTM en países europeos1994 Aprobación en EE.UU. por la FDA de imiglucerasa recombinante

(Cerezyme®)1997 Aprobación en Europa por la EMEA de Cerezyme®2002 Aprobación de miglustat como inhibidor de sustrato.

11

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

SÍNTOMAS CLÍNICOS

Dejaremos a un lado las formas neuropáticas, en las que aparece afecta-ción del sistema nervioso central, y que se verán en mayor profundidad en elcapítulo dedicado a las formas pediátricas, y nos centraremos en los síntomasclínicos de los pacientes de Gaucher tipo 1, que por otra parte representan lagran mayoría (alrededor del 95%).

Entre las manifestaciones más frecuentes que refieren los pacientes deGaucher están:

• Astenia, adinamia y fatiga. Es interesante hacer notar que, en al-gunos casos, estas manifestaciones no son percibidas por los pacientesya que es su situación habitual. Muchos pacientes refieren que lo perci-ben retrospectivamente, cuando están en tratamiento y notan una mayorenergía para realizar actividades cotidianas. Se ha descrito un mayorgasto metabólico para los pacientes de Gaucher, dato que apoyaría laaparición de este tipo de manifestaciones.

• Sangrado espontáneo tanto a nivel nasal como en encías,propensión a hematomas y la aparición de hipermenorreasen las mujeres.

• Molestias y dolores abdominales, sensación de plenitud,pinchazos en el costado al realizar ejercicios y abdomen di-latado ligado a la hepatoesplenomegalia.

• Dolores óseos y otras manifestaciones óseas, incluido un retrasoen el crecimiento.

En una encuesta realizada a 77 pacientes estadounidenses con Enferme-dad de Gaucher tipo 1, al preguntarles por los primeros síntomas, el 48% refe-ría fácil sangrado o aparición frecuente de hematomas, el 44% abdomen dilata-do, el 33% fatiga, el 30% refería dolor en huesos, en articulaciones o fracturasóseas y el 15% un retraso en el crecimiento.

FORMAS DE PRESENTACIÓN CLÍNICA, HETEROGENEIDAD DE LA ENFERMEDADY CORRELACIONES GENOTIPO-FENOTIPO

En 1962 se publicó por primera vez una clasificación de la Enfermedad

Cuadro clínico

12

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

de Gaucher basada en las características clínicas, considerando la presencia oausencia de signos neurológicos y en la tasa de progresión de la neuropatía.La clasificación se dividía en: tipo 1 o no neuropático; tipo 2 o neuropático in-fantil; y tipo 3 o neuropático juvenil y adulto. Esta clasificación ha evoluciona-do hasta otra más reciente propuesta por el “Neuronopathic Gaucher DiseaseTask Force” del “European Working Group on Gaucher Disease”, que divide laEnfermedad de Gaucher en: tipo 1 o no neuropático; tipo 2 o neuropáticoagudo; y tipo 3 oneuropático crónico(Figura 2). Existeuna gran heteroge-neidad en la formay momento de pre-sentación, así como en la evolución de la enfermedad en los pacientes con En-fermedad de Gaucher tipo 1 (no neuropática) en la que la expresión clínica esespecialmente variable. De hecho, se ha observado que pacientes con las mis-mas mutaciones genéticas (los que pertenecen a la misma familia o incluso ge-melos) pueden presentar grandes variaciones (intrafamiliares) en las manifesta-ciones de la enfermedad. Esto refuerza la teoría de que otros factores distintosdel genotipo, como los factores epigenéticos y/o ambientales, contribuyen a laexpresión fenotípica.

Los intentos de establecer correlaciones entre los genotipos y las manifesta-ciones clínicas han permitido llegar a conclusiones más o menos precisas. La pri-mera es que la presencia de al menos una copia de la mutación N370S se aso-cia con la enfermedad no neuropática (tipo 1) y excluye la afectaciónneuropática. La segunda es que la mutación L444P en homocigosis generalmen-te predice la enfermedad neuropática crónica (tipo 3).

La mutación N370S en homocigosis no debe interpretarse como enferme-dad leve, como se ha sugerido en el pasado. Aunque la gran mayoría de lospacientes con Enfermedad de Gaucher identificados como doble portadores dela mutación N370S pueden, en un principio, presentar una afectación leve oincluso sin síntomas, este genotipo es el que presenta mayores variaciones enla expresión clínica. Esta circunstancia se ha puesto de manifiesto recientemen-te en un estudio llevado a cabo por Mistry y col., donde se llega a la conclu-sión de que los pacientes homocigotos para la mutación N370S son especial-mente vulnerables a sufrir retrasos diagnósticos y, por tanto, a sufrircomplicaciones posteriores. Esto podría ser debido a la poca expresividad conque las manifestaciones clásicas de la enfermedad pueden aparecer en estospacientes inicialmente.

Figura 2.

13

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

• Grabowski GA Lysosomal Storag diseases. In: Braunwald E, Fauci AS, eds. Ha-rrison´s Principles of Internal Medicine. 15th ed. New York: McGraw-Hill 2001:2276-81.

• Hughes D, Capellini MD, Berger M, et al. Recommendation for the manage-ment of the haematological and onco-haematological aspects of Gaucher disease. Br JHaematol 2007;138:673-5.

• Mistry PK, Sadan S, et al Consequences of diagnostics delays in type 1 Gau-cher disease. The need for greater awareness among Hematologists-Oncologists and anopportunity for early diagnosis and intervention. Am J Hematology 2007;82:697-701.

14

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

El punto de inflexión en el estudio de la Enfermedad de Gaucher (EG) seprodujo en la década de los 80 con el desarrollo de la biología molecu-lar. Desde entonces y hasta ahora se han ido encontrando las diferentes

razones genéticas y bioquímicas para los diversos fenotipos que se dan entrelos pacientes. En la actualidad se conocen más de 200 mutaciones en el gen dela B-Glucosidasa ácida (GBA) responsables de la enfermedad. Actualmente, elimportante impulso de la bioquímica y la biología molecular y celular ha permiti-do el desarrollo de técnicas de expresión de genes con la consecuente caracteri-zación de dichas mutaciones.

LA SUSTANCIA ACUMULADA: LA GLUCOSILCERAMIDA

Características generalesEl substrato natural para la B-glucosidasa ácida es el esfingosil-1-O-B-D-glu-

cósido. Este compuesto, también llamado glucosilceramida, B-glucósido cerami-da o glucocerebrósido, es degradado por una enzima denominada glucocere-brosidasa, glucosilceramidasa, ceramida B-glucosidasa o B-glucosidasa ácida.La glucosilceramida se distribuye en muchos tejidos de especies mamíferas enpequeñas cantidades, como un metabolito intermedio en la síntesis y degrada-ción de glucoesfingolípidos complejos, tales como los gangliósidos y los globósi-dos.

SíntesisLa glucosilceramida es sintetizada a partir de la UDP-glucosa por la gluco-

silceramida sintetasa. Este proceso se produce en el cerebro y en una gran va-riedad de tejidos y células. Comparándolo con la síntesis de ceramida y esfingo-sina que se dan en el retículo endoplásmico, la glucosilceramida se produce enel complejo de Golgi y se destina a la membrana plasmática celular.

CatabolismoLa glucosilceramida es el penúltimo producto de la cadena de la degrada-

ción de los glucoesfingolípidos complejos. En general, la fuente fundamental pro-

Defecto enzimático y alteracionesgenéticas en la Enfermedadde Gaucher

15

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

ductora de glucosilceramida son las membranas de los hematíes viejos (vida me-dia de 100 a 120 días) y los leucocitos senescentes (vida media alrededor de30 días) que deben ser degradados por la B-glucosidasa ácida presente en loslisosomas de los macrófagos existentes en los tejidos del sistema reticuloendote-lial. La posterior degradación por la B-glucosidasa ácida da lugar a la produc-ción de ceramida que en última instancia será degradada por la ceramidasaácida a esfingosina y ácidos grasos.

Características de la distribución en órganos y tejidosLos niveles plasmáticos de glucosilceramida están elevados entre dos y

veinte veces en los pacientes afectados por la Enfermedad de Gaucher, perotales niveles no se correlacionan con el tipo de EG y el grado de afectación.Esta glucosilceramida plasmática está asociada con lipoproteínas. En el bazo yel hígado de los pacientes afectos se ha encontrado un aumento de glucosilce-ramida de unas 20 a 100 ve-ces y, en cuanto al cerebro, sehan encontrado niveles incre-mentados de glucosilceramidaen los diferentes tipos de enfer-medad. En éste último órgano ladistribución y el tipo de lípidosacumulados es sensiblemente di-ferente respecto a cada variantede EG (Figura 3).

LA B-GLUCOSIDASA ÁCIDA

Propiedades y característicasgenerales

La B-glucosidasa ácida esuna proteína compacta de lamembrana celular. En el humanoes una glicoproteína homoméri-ca, y la secuencia completa deaminoácidos fue descrita por Tsuji en 1986, así como la secuencia de nucleóti-dos del c-DNA. La proteína humana madura contiene 497 aminoácidos con unpeso molecular calculado (PM) de 55,5 KD. Alrededor del 13% de los residuosde la enzima son básicos (lisina, arginina o histidina) y además contiene alrede-dor de un 11% de residuos leucina y un 45% de aminoácidos no polares. Las

Figura 3. Representación esquemática del metabolismo de los lípidos complejos.

16

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

secuencias de la B-glucosidasa ácida humana y murina presentan cinco posicio-nes para la N-glicosilación. Utilizando técnicas de mutagénesis dirigida, se haconocido que las cuatro primeras glicosilaciones suelen ser habituales y que úni-camente se precisa la primera glicosilación para desarrollar una enzima activa.Además, por medio de la utilización de anticuerpos monoclonales se ha podidodemostrar que la B-glu-cosidasa ácida precisade otra proteina activa-dora, denominada Sa-posina C, para poderdesarrollar su actividadcatalítica. En este senti-do han sido descritasalgunas variantes deEG con fenotipo graveque se asocian a déficitde Saposina C (Figura4).

Proceso postranslacional de la enzimaEl proceso final de maduración de la proteína tiene lugar coincidiendo

con el transporte de la cadena polipeptídica, mientras cruza el retículo endo-plasmático. El tiempo de transporte de la B-glucosidasa ácida por el retículo en-doplásmico hasta el aparato de Golgi es de unas tres horas -lo cual es elevadoal compararlo con otras enzimas lisosomales- y la vida media intracelular es dealrededor de 60 horas; relativamente corta. Las enzimas son introducidas dentrode los lisosomas por una señal manosa 6-P y desde aquí pasan a la membranacelular.

Propiedades del centro activo de la enzimaEn un principio se pensó que en la enzima humana el centro activo estaba

localizado a nivel del aminoácido en posición 443 (Asp). En la actualidad seconoce que los residuos catalíticos corresponden a los aminoácidos E235 yE340 (Glu), respectivamente.

El mecanismo catalítico de la enzima incluye la unión B-glucosídica, la li-beración de la ceramida, la donación de agua al complejo formado por la glu-cosa y la enzima, y la obtención de la B-glucosa. Las técnicas de expresión deenzimas mutadas han proporcionado abundantes datos acerca de la localiza-ción de regiones enzimáticas que pueden contribuir a la acción catalítica (Figu-ras 5 y 6).

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Figura 4. Síntesis de la enzima B-glucosidasa ácida a partir del Gen GBA.

17

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Anomalías enzimáticas en la Enfermedad de GaucherSe han sugerido diversos grupos de enzimas mutantes en la EG, basados

en las diferentes respuestas experimentadas por la actividad, procesamiento yestabilidad de dicha enzima ante distintos modificadores. De esta manera, sehan propuesto dos tipos de enzimas residuales: 1) aquellas con descenso de laestabilidad, que interaccionan de un modo normal con el sustrato y presentanun decrecimiento de las constantes del rango catalítico (generalmente encontra-das en enfermos de Gaucher tipos 1, 2 y 3 de origen no judío) y, 2) aquellascon una estabilidad normal pero con una reducción de la afinidad del centroactivo de la enzima por el sustrato y una moderada disminución de las constan-tes catalíticas (generalmente encontradas en pacientes de origen judío). Otro ter-

Figura 5. Mapa funcional de la enzima B-glucosidasa ácida. Los números 1-11 representan los diferentesexones. Los hexágonos y el triángulo corresponden a los lugares de N-glicosilación. Las flechas punteadas ycontinuas representan regiones importantes para la estabilidad enzimática y la actividad catalítica,respectivamente.

Figura 6a y 6b. Estructuras 3D de la B-Glucosidasa ácida y detalle del centro activo.

18

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

cer tipo de enzima sería aquella que fuera completamente inactiva o truncadapor ser procedente de una mutación GBA grave (deleción o alelo de recombina-ción).

EL GEN DE LA B-GLUCOSIDASA ÁCIDA

Propiedades y características generalesEl gen GBA comprende 11 exones y 10 intrones, que se distribuyen con

una longitud de 7,6 Kb en dirección 5´- 3´. 16 Kb en dirección 3´ existe unpseudogen (GBAP) que tiene 5,7 Kb de longitud y tiene la misma organizaciónen cuanto a exones e intrones que el gen funcional. A pesar de la diferencia enel tamaño ambas estructuras presentan un 96% de homología que viene determi-nada por varias inserciones Alu en los intrones del GBA y un gran número dedeleciones en el GBAP. Dentro de las diferencias, la más importante es la pre-sencia de una deleción de 55 pb en el Exón 9 del pseudogen. El resto de lasmutaciones acumuladas en el GBAP conllevan muy frecuentemente la apariciónde alelos de recombinación entre GBA y el GBAP.

El GBA se encuentra en el cromosoma 1 (región q21-q31) y presenta una ín-tima relación con otros genes dentro de una región de 85 kb del cromosoma 1q.

En concreto su expresión puede verse influida por el gen de la Metaxina 1(MTX1) y el de la Trombospondina 3.

Cuando el GBA se traduce da lugar a un RNA mensajero de aproximada-mente 2 Kb que es procesado a los 497 aminoácidos que forman la enzimamadura. En este sentido han sido utilizadas dos maneras básicas a la hora denombrar a las mutaciones detectadas en el GBA: 1) mutaciones que hacen refe-rencia a los aminoácidos mutados [(ejemplo N370S traduciría un cambio deuna Asparragina (N o Asn) a una Serina (S o Ser) en el aminoácido 370 de lacadena polipeptídica; por lo tanto también se puede encontrar en la literaturacomo Asn370Ser] o 2) mutaciones referidas al nucleótido mutado [dondeN370S se expresaría como A5841G ó 5841A>G que querría decir que en elnucleótido 5841 del GBA completo (incluyendo intrones y exones) se ha produ-cido un paso de una Adenina (A) a una Guanina (G) o bien c.1226 A>G to-mando como referencia el mRNA o el DNA complementario [cDNA (representala secuencia complementaria del RNA obtenida mediante la copia de éste poruna transcriptasa inversa)] (Figura 7).

MutacionesHasta el día de hoy han sido descritas unas 250 mutaciones en el

GBA. Esto incluye 203 mutaciones de tipo “missense” (cambio de un nucleó-

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

19

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

tido que condiciona una transformación en un aminoácido), 18 “nonsense”(cambio de un nucleótido que da lugar a un codon de parada), 36 peque-ñas inserciones o deleciones que conducen a cualquiera de las mutacionesde tipo “frameshifts” (cambian la pauta de síntesis de los aminoácidos) o“in-frame” (deleciones o inserciones de tres o múltiplos de tres bases), 14mutaciones por cambio en el ayuste “splicing”, y 13 alelos complejos condos o más mutaciones en cis. Otro tipo de mutaciones descritas son aquellasque se producen por recombinación entre el GBA y el pesudogen bien seanpor conversión, fusión o duplicación. Todas estas mutaciones están disponi-bles en el banco de datos genéticos (Human Genome Variation Society;www.hgvs.org/mutnomen).

Los dos alelos más frecuentes se describieron a finales de 1980. Estos dosalelos, c.1448 T>C (L444P) y c.1226A>G (N370S), siguen siendo encontradosen la mayoría de las poblaciones (http://www.interscience.wiley.com/jpa-ges/1059-7794/suppmat).

La presencia del GBAP complica la identificación de los alelos del GBAque condicionan la aparición de la EG. Inicialmente, los laboratorios utilizarondiferentes estrategias basadas en la técnica de PCR y análisis de restricción en-zimática como técnicas de cribado para identificar un grupo limitado de dos asiete mutaciones conocidas. Entre los pacientes de tipo 1 de origen judío Ashke-nazi se trataba de un método bastante eficiente, capaz de detectar aproximada-mente el 90% de los alelos defectuosos. Sin embargo, en la población no judía,esta estrategia no permitía identificar una parte importante de las mutaciones,especialmente en pacientes con EG tipo 1. En la actualidad la incorporación demétodos de secuenciación automática ha llevado a la identificación de muchasde las nuevas mutaciones en el GBA (Figura 8).

Figura 7. Representación esquemática y comparativa del gen GBA y el pseudogen GBAP.

20

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Estrategias diagnósticasEn general las mutaciones más frecuentemente detectadas son

c.115+1G>A (IVS2+1), c.84dupG (84GG), c.475C>T (R120W), c.680A>G(N188S), c.721G>A (G202R), c.754T>A (F213I), c.887G>A (R257Q),c.1090G>A (G325R), c.1226A>G (N370S), c.1246G>A (G377S),c.1342G>C (D409H), c.1448T>C (L444P), c.1504C>T (R463C), c.1604G>A(R496H) y c.1263_1317 (del55). Sin embargo la distribución de dichas muta-ciones varía con el origen étnico y la frecuencia de las mismas podría ser erró-nea puesto que muchos laboratorios no distinguen entre la mutación puntualc.1448T>C (L444P) y los alelos recombinantes que incluyen dicha mutación.Además, por ejemplo, el alelo c.1226A>G (N370S) es poco frecuente en la po-blación China y Japonesa siendo extremadamente frecuente en Europa, Américay Oriente Medio. En la población judía de origen Ashkenazi con EG tipo 1 losalelos c.1226A>G, c.1448T>C, c.84dupG, c.115+1G>A, c.1504C>T yc.1604G>A representan el 90% del total. Especialmente los alelos c.1226A>Gy 84dupG constituyen el 70% y el 10% respectivamente. En este sentido es lógi-co realizar una búsqueda sistemática para estas seis mutaciones como primeraestrategia diagnóstica genética en esta población. Por otro lado esta estrategiano identificaría entre el 25 y 50% de los alelos entre los pacientes con EG deorigen no Ashkenazi.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Figura 8. Distribución de las 15 mutaciones más frecuentes en el GBA. La gráfica inferior representa elnúmero de publicaciones recogidas por cada Exón.

21

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

• Grace ME, Desnick RJ, Pastores GM. Identification and expression of acid beta-glucosidase mutations causing severe type 1 and neurologic type 2 Gaucher disease innon-Jewish patients. J Clin Invest 1997;99:2530-2537.

• Horowitz M, Wilder S, Horowitz Z, Reiner O, Gelbart T, Beutler E. The humanglucocerebrosidase gene and pseudogene: structure and evolution. Genomics 1989;4:87-96.

• Horowitz M, Zimran A. Mutations causing Gaucher Disease. Human Mutation1994;3:1-11.

• Hruska KS, LaMarca ME, Scott R, Sidransky E. Gaucher Disease: Mutation andPolymorphism Spectrum in the Glucocerebrosidase Gene (GBA). Human Mutation2008;29(5):567-583.

• Sorge J, West C, Westwood B, Beutler E. Molecular cloning and nucleotide se-quence of human glucocerebrosidase cDNA. Proc Nat Acad Sci 1985;82:7289-7293.

• Torralba MA, Perez-Calvo JI, Pastores GM, Cenarro A, Giraldo P, Pocovi M.Identification and characterization of a novel mutation c.1090G>T (G325W) and ninecommon mutant alleles leading to Gaucher disease in Spanish patients. Blood Cells MolDis 2001;27:489-495.

• Tsuji S, Choudary PV, Martin BM, Winfield S, Barranger JA, Ginns EI. Nucleoti-de sequence of cDNA containing the complete coding sequence for human lysosomalglucocerebrosidase. J Biol Chem 1986;261:50-53.

22

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

L os pacientes con enfermedad de Gaucher (EG) presentan clínica derivadade la infiltración de macrófagos cargados de glucocerebrósido (células deGaucher) en distintos órganos. Los dominios fundamentales de la enfer-

medad incluyen afectación visceral con hepatoesplenomegalia, infiltración demédula ósea con citopenias y enfermedad ósea. Con una menor frecuencia pue-de ocasionar manifestaciones pulmonares, cardiacas, renales y una mayor inci-dencia de enfermedades malignas.

AFECTACIÓN VISCERAL

La acumulación progresivade macrófagos en tejido hepático yesplénico justifica la alta frecuenciade hepatoesplenomegalia de estospacientes. La esplenomegalia (Fi-gura 9) es un signo que aparecehasta en el 95% de los casos ysuele ser gigante. Puede ocasionarhiperesplenismo con citopenias,fundamentalmente trombocitopenia.Es relativamente frecuente la apari-ción de nódulos esplénicos en lastécnicas de imagen (Figura 10),planteando el diagnóstico diferen-cial con el linfoma esplénico. La es-plenomegalia puede cuantificarsecon precisión mediante resonanciamagnética volumétrica. Puede de-tectarse la presencia de macrófa-gos cargados de glucocerebrósido(células de Gaucher) en el tejidoesplénico (Figura 11).

Es frecuente la hepatomegalia(70-80% de los casos), que sueleser moderada y presentarse de for-

Dominios de la enfermedad

Figura 9. Esplenomegalia en paciente con EG.

Figura 10. Bazo con múltiples lesiones hipodensas.

23

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

ma más tardía que la esplenomegalia. Puede cursarde manera asintomática o dar molestias locales enhipocondrio derecho. En la exploración pueden apa-recer los típicos estigmas de hepatopatía crónica yen un 10% de los casos existe hipertensión portalcon varices esofágicas. Histológicamente hay fibrosishepática, atribuida a la producción de citoquinaspor el macrófago, células de Gaucher y puede ha-ber signos anatomopatológicos de cirrosis.

AFECTACIÓN HEMATOLÓGICA

El acumulo de células de Gaucher en médula ósea provoca desplazamientodel tejido hematopoyético, proceso denominado mieloptisis, y citopenias periféricas.Las citopenias en la EG tipo 1 no tratada son casi constantes y están producidastanto por secuestro de los productos sanguíneos en el bazo agrandado o hiperes-plenismo como por la mieloptisis. La anemia y la trombopenia son las citopeniasmás frecuentes. La trombopenia, junto con la presencia de déficit de los factores dela coagulación, contribuye a la diatesis hemorrágica de estos pacientes. Aunque enlos casos de afectación grave puede presentarse sangrado espontáneo, normalmen-te se evidencia después de un traumatismo o intervención quirúrgica. Los defectosde los factores de la coagulación pueden ser secundarios a disfunción hepática, aadsorción de los mismos por los acúmulos de glucocerebrósido o a secuestro esplé-nico de los factores de la coagulación. La coexistencia observada de EG y déficitde factor XI, que también se hereda de forma autonómica recesiva, parece estar re-lacionada con una alta frecuencia de ambos defectos en la población ashkenazi.La leucopenia es menos frecuente, suele ser leve y puede contribuir al desarrollo deinfecciones intercurrentes. Otros factores que contribuyen a la mayor frecuencia deinfecciones es la afectación de la quimiotaxis de los neutrófilos y la unión de los mi-croorganismos al glucocerebrósido. Es frecuente la presencia de hipergammaglobu-linemia policlonal y la presencia de componentes oligoclonales séricos en estos pa-cientes. Ello puede ser debido a que la activación del sistema reticuloendotelialconstituye un estímulo crónico para la células linfoides B.

AFECTACIÓN ÓSEA

El hueso es la segunda estructura más frecuentemente afectada en la EG.La enfermedad ósea tiene gran impacto en la calidad de vida de los pacientes,

Figura 11. Células de Gaucher en el bazo.

24

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

debido fundamentalmente al dolor óseo, las fracturas y la necesidad de interven-ciones quirúrgicas de tipo ortopédico.

Las manifestaciones óseas más frecuentes de la EG tipo 1 incluyen:

a. Infiltración de la médula ósea. Se cree que la infiltración porcélulas de Gaucher en la médula aumenta la presión mecánica intraósea, locual contribuiría a la aparición de isquemia e infartos, que ocasiona doloróseo. Además, probablemente, las interleucinas IL-6 e IL-10 producidas porlos macrófagos tienen una acción deletérea sobre el hueso, alterando el equi-librio entre la actividad osteclástica y osteoblástica. El proceso de infiltraciónmedular se inicia en columna lumbar para después extenderse a las metáfisisy diáfisis femorales, y finalmente a las epífisis. Suele ocurrir de forma bilate-ral, aunque no siempre simétrica. Histológicamente suele acompañarse de fi-brosis reticulínica, que en ocasiones dificulta la realización del aspirado me-dular.

b. Remodelación inadecuada.Es debida a infiltración de la médulaósea por células de Gaucher. Ocasionala deformación en matraz de Erlenmeyer(Figura 12), que aparece en un 80%de los pacientes, aunque no es patogno-mónica de la EG. Se localiza de formasimétrica en los extremos dístales de fé-mures y proximales de tibias.

c. Osteopenia generalizada.Los pacientes con EG suelen tener unamasa ósea significativamente menor quelos sujetos sanos de similar edad y sexo.Cursa con adelgazamiento de la corticaly pérdida de trabéculas óseas. Favorecela aparición de fracturas patológicas (Fi-gura 13) tanto en huesos largos comoen vértebras.

d. Necrosis avascular u oste-onecrosis. Se produce por compromisode la circulación intraósea con isquemia localizada a nivel del hueso subcon-dral. Es típica su localización en la cabeza femoral (Figuras 14 y 15) o hu-meral. Requiere con frecuencia la colocación de prótesis (Figura 16), al pro-gresar a artrosis de la articulación. Se ha demostrado que la esplenectomía esun factor de riesgo para el desarrollo de osteonecrosis.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Figura 12. Deformación en matraz de Erlenmeyer. Porcortesía del Dr. LW Poll.

25

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

e. “Crisis óseas”. Aparecen en un 30-40% de loscasos y es más frecuente en niños. Clínicamente cursan confiebre y dolor intenso, generalmente a nivel de un hueso lar-go (porción proximal de la tibia o distal de fémur), leucoci-tosis y elevación de la velocidad de sedimentación globular.En su aparición intervienen la propia infiltración celular y laliberación de citoquinas que favorecen la resorción osteo-clástica. Las crisis óseas son con frecuencia difíciles de dife-renciar de la osteomielitis aguda. La técnica de elección pa-ra diferenciar ambas patologías es la gammagrafía, quedemuestra una zona “fría” en las crisis óseas y una zona“caliente” en el caso de la osteomielitis. Sin embargo la téc-nica diagnóstica más sensible para la detección de crisisóseas es la resonancia magnética.

f. Retraso del crecimiento en los niños, particu-larmente en las formas severas de la enfermedad.

g. Lesiones osteolíticas (Figura 17) y lesionesosteoescleróticas asociadas a infartos óseos con calcifica-ción distrófica de la médula ósea necrótica.

Diagnóstico de la afectación óseaLas técnicas para el diagnóstico y seguimiento de la EG son:

a. Radiografía simple. Puede utilizarse para detectar deformidades,fracturas y para valorar el grosor cortical y edad esquelética. Sin embargo tieneuna baja sensibilidad para detectar signos precoces de infiltración medular u os-teopenia.

b. Resonancia magnética nuclear. Es la técnica más sensible paradetectar infiltración por células de Gaucher de la cavidad medular, crisis óseasy estadiaje de osteonecrosis. La valoración de la infiltración medular en niños yadolescentes es complicada por la conversión natural de la médula ósea roja enel nacimiento a médula ósea amarilla (con mayor porcentaje de grasa) en eladulto. La RM en secuencia T1 pone de manifiesto las lesiones secundarias a in-filtración medular; dichas lesiones revierten con tratamiento enzimático sustitutivo(Figuras 18 y 19). Hay dos tipos de afectación: patrón homogéneo o no ho-mogéneo, que puede ser de tres tipos: reticular, moteado, difuso (Figura 20).Se recomienda el estudio a nivel de columna vertebral y fémur. Para hacer el es-tadiaje de la patología esquelética se utilizan diferentes métodos siendo el prefe-rido para evaluar y hacer el seguimiento en adultos la puntuación de carga demédula ósea.

Figura 13. Fractura patológica. Por cortesía del Dr. LWPoll.

26

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

c. Absorciometría de doble energía de rayos X (DEXA). Es elmétodo estándar, aunque sólo disponible en centros de alta especialización, pa-ra medir la densidad mineral ósea y una forma fiable de valorar la oteopeniageneralizada.

d. Gammagrafía ósea. Es útil para diferenciar la osteonecrosis de lacrisis ósea.

e. Técnica QCSI (quantitative chemical shift imaging). Utilizadapor algunos centros para medir los desplazamientos de la médula grasa por cé-lulas de Gaucher.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Figura 14 y 15. Imágenes de radiografía simple y RM en un paciente con necrosis de la cabeza femoral derecha.

27

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

MANIFESTACIONES PULMONARES

En la EG tipo 1 es frecuente encontrar anoma-lías en los test de función pulmonar, aunque las for-mas sintomáticas son extraordinariamente infrecuen-tes: tres casos de 250 pacientes en un centro dereferencia.

Los mecanismos fisiopatológicos por los cualesla EG afecta al pulmón son múltiples:

1. Infiltración intersticial u ocupación alveolarpor células de Gaucher. Origina un patrónradiológico en el TC de alta resolución in-tersticial o alveolar respectivamente. Clínicamente cursa co-mo una enfermedad pulmonar intersticial con insuficienciarespiratoria y patrón restrictivo en las pruebas funcionalesrespiratorias.

2. Oclusión capilar por células de Gaucher, lo que origina hi-pertensión pulmonar (HP) y cor pulmonale.

3. Liberación de determinados mediadores vasoconstrictores, queoriginan como en el caso anterior hipertensión pulmonar.

4. Restricción pulmonar: en el caso de cifosis dorsal o viscero-megalias marcadas.

La afectación pulmonar más relevante en la EG es la HP. Apare-ce en un 7% de pacientes que están en tratamiento y en un 30% delos pacientes que no lo reciben. Se han identificado varios factores pre-disponentes para la presencia y gravedad de la HP. Estos son el sexofemenino, la esplenectomía previa, la presencia de mutaciones distintasde la N370S, la historia familiar de HP y el polimorfismo I en el gende la enzima conversora de angiotensina. La técnica de elección parala detección de la HP es la ecocardiografía doppler en reposo o bajoestrés con dobutamina. Es recomendable practicar un ecocardiogramaal menos en la evaluación inicial del paciente y en el seguimiento deaquellos con HP.

ALTERACIONES CARDIACAS

La afectación cardiaca no es frecuente en la EG. El hallazgomás frecuente es el engrosamiento de la pared del ventrículo izquierdo secunda-

Figura 16. Prótesis de la cabeza femoral.

Figura 17. Lesiones líticas en el fémur deun paciente con EG. Por cortesía del Dr.LW Poll.

28

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

ria a infiltración por células de Gaucher. Ello produce miocardiopatía restrictivacon disminución de la distensibilidad ventricular y del gasto cardiaco. Otro ha-llazgo es el engrosamiento del aparato valvular que causa estenosis o insuficien-cia valvular. Una forma de afectación cardiaca interesante es la presente en lossujetos homocigotos para la mutación D409H que cursa con apraxia oculomoto-ra, depósitos corneales, esclerosis valvular aórtica o mitral, mínima organomega-lia y afectación ósea. Curiosamente no se encontraron células de Gaucher en elestudio histológico de las válvulas.

MANIFESTACIONES INFRECUENTES

Afectación renalSe ha observado, principalmente en los pacientes esplenectomizados, la

presencia de infiltrado por células de Gaucher en el intersticio y los gloméruloscon esclerosis glomerular secundaria e insuficiencia renal progresiva con protei-nuria. También puede haber depósito de glucosilceramida en las células mesan-giales y endoteliales.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Figura 18 y 19. Corte coronal en T1 (ambos fémures). Lesiones en ambos fémures secundarias a infiltraciónmedular (izquierda), que revierten con tratamiento enzimático sustitutivo (derecha). Por cortesía del Dr. LW Poll.

29

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Enfermedades malignasLos pacientes con EG tienen un riesgo significativamente mayor de de-

sarrollar cáncer particularmente de estirpe hematológica como el mieloma múlti-ple y con una menor frecuencia linfomas Hodgkin y no Hodgkin, y leucemia lin-fática crónica. En su etiopatogenia se ha implicado el estímulo sostenido que elacumulo de glucocerebrósido produce sobre el sistema inmune, y la secreciónanormal de interleuquina 6, capaz de inducir crecimiento de linfocitos B.

Trastornos neurológicosAunque casi por definición la EG tipo 1 no presenta afectación neurológi-

ca, un pequeño porcentaje de pacientes desarrollan síntomas de tipo parkinso-niano severo y refractario al tratamiento convencional, de comienzo entre lacuarta y sexta década de la vida.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

• Charrow J, Andersson HC, Kaplan P, Kolodny EH, Mistry P, Pastores G, Rosen-bloom BE, Scott CR, Wappner RS, Weinreb NJ, Zimran A. The Gaucher registry: demo-graphics and disease characteristics of 1698 patients with Gaucher disease. Arch InternMed 2000;160:2835-43.

• Registro internacional de la enfermedad de Gaucher. www.gaucherregistry.com• Rosenbloom BE, Weinreb NJ, Zimran A, Kacena KA, Charrow J, Ward E. Gau-

cher disease and cancer incidence: a study from the Gaucher Registry. Blood2005;105:4569-72.

• Wenstrup RJ, Roca-Espiau M, Weinreb NJ, Bembi B. Skeletal aspects of Gau-cher disease: a review. Br J Radiol 2002;75 Suppl 1:A2-12.

Figura 20. Patrones de infiltración de médula ósea por células de Gaucher en la RM (porción distal de fémur).Patrón normal sin infiltración (izquierda), patrón homogéneo (dos imágenes del centro) y patrón heterogéneo(derecha). Por cortesía del Dr. LW Poll.

30

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

INTRODUCCIÓN

La Enfermedad de Gaucher (EG) se ha venido clasificando desde una pers-pectiva clínica en tres formas diferentes. Tipo I sin afectación neurológica. Tipo IIsólo presente en la infancia, con severa afectación neurológica y corta superviven-cia. Tipo III de inicio en edad juvenil, con afectación neurológica “crónica” y consupervivencia más prolongada que la anterior. Debido a la falta de correlacióngenotipo-fenotipo en muchos casos, de la variabilidad clínica de la enfermedad yde su evolución a largo plazo, hoy en día tiende a considerarse a la Enfermedadde Gaucher como un “continuo clínico” que abarca desde formas letales en el re-cién nacido hasta formas prácticamente asintomáticas en la edad adulta (1).

En los niños la enfermedad de Gaucher viene condicionada por el hechode que la secuencia de acontecimientos fisiopatológicos que dan lugar a las al-teraciones orgánicas de la enfermedad, y por tanto a sus manifestaciones clíni-cas, tiene lugar en un organismo en crecimiento y desarrollo continuado, desdela época intrauterina hasta el final de la pubertad. Ello hace que la EG pediátri-ca tenga unas características especiales que condicionan poderosamente el ma-nejo de esta enfermedad en el niño.

La enfermedad de Gaucher debuta clínicamente durante la infancia en el70% de los casos y, cuando ello es así, es más grave y progresa de un modomás rápido que en la edad adulta. Existen formas clínicas de la enfermedadque son específicas de la infancia, tales como las formas letales del recién naci-do (con hydrops fetalis, recién nacido “collodión” e ictiosis congénita) y las for-mas con afectación neurológica grave del lactante. Durante la edad infantil laenfermedad plantea problemas propios que exigen un tratamiento y atención es-peciales: retraso del crecimiento, retraso puberal y un trastorno de la mineraliza-ción ósea que si no es identificado y tratado adecuadamente empeora el riesgoy el pronóstico de las complicaciones óseas del adulto. Además, la superviven-cia a largo plazo de los pacientes que han iniciado el tratamiento durante losprimeros años de la vida ha puesto en evidencia la aparición tardía de proble-mas (hepatopatía crónica, trastornos inmunitarios, hipertensión pulmonar o alte-raciones neurológicas diversas) que hasta el momento eran desconocidas y quedeben ser abordadas a la luz de los nuevos conocimientos para definir en el fu-turo cuáles son los pacientes que pueden estar expuestos a ellas y cuál es la te-rapia más adecuada para su prevención (2-6).

Aspectos pediátricos de la Enfermedadde Gaucher

31

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Por todo ello el diagnóstico precoz y el tratamiento individualizado, antesde la aparición de alteraciones orgánicas irreversibles, tienen en el niño una do-ble función terapéutica y preventiva, más importante que en cualquier otra épo-ca de la vida.

DIAGNÓSTICO DE LA ENFERMEDAD DE GAUCHER EN LA INFANCIA

ClínicaDesde el punto de vista práctico, sigue siendo útil en el niño considerar el

diagnóstico de la enfermedad de Gaucher sin afectación neurológica “primaria”(tipo 1) y el de la enfermedad de Gaucher con grave alteración neurológica (ti-pos 2 y 3).

Enfermedad de Gaucher, no neuronopática (tipo 1) en el niñoLas manifestaciones generales de la enfermedad de Gaucher tipo 1 en la

infancia son prácticamente las mismas que en el adulto y desde esta perspectivason comunes las consideraciones acerca de la clínica, de las alteraciones visce-rales y del proceso diagnóstico de la enfermedad. Sin embargo es muy impor-tante valorar especialmente todas aquellas que son propias o características delas distintas edades del niño.

1. Durante la infancia. Debe sospecharse su presencia ante manifesta-ciones clínicas “de enfermedad general”, como palidez, petequias,equimosis, sangrado de mucosas, ictericia, astenia, anorexia, bajo ren-dimiento escolar, retraso del crecimiento, dolor o distensión abdominal,que se acompañan de trastornos hematológicos (anemia, trombopenia,leucopenia), de visceromegalias (esplenomegalia, hepatomegalia), ode alteraciones esqueléticas (dolor, deformidades óseas, necrosis asép-ticas, fracturas espontáneas).

2. A partir de la adolescencia. Además de los anteriores, es necesa-rio recordar que, en ocasiones, los primeros síntomas de la enferme-dad en esta época de la vida pueden ser únicamente expresión de untrastorno en el desarrollo, en forma de crecimiento y maduración ósearetardados, o de una pubertad retardada.

Enfermedad de Gaucher neuronopática (tipos 2 y 3) en el niñoSon formas casi exclusivas de la infancia y a pesar de su menor frecuen-

cia (alrededor de 1/100.000 recién nacidos, con variaciones étnicas y geográ-ficas), los graves problemas que plantean en relación con el diagnóstico, el tra-

32

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

tamiento y el pronóstico de los niños afectos, justifica una atención preferentepara esta patología.

Además de la sintomatología clínica, que derivada de la infiltración óseay visceral por las células de Gaucher comparten con el tipo 1, los tipos 2 y 3de la enfermedad se caracterizan por una variada pero sistemática afectaciónneurológica de los pacientes.

1. Tipo clínico 2Conocido como forma neurológica aguda infantil se caracteriza por un ini-

cio precoz (neonatal, o en los primeros meses de la vida), una evolución rápida-mente progresiva y una secuencia de acontecimientos característica. Alrededorde los 3 meses de edad se inicia el desarrollo de una llamativa hepatoespleno-megalia y de un modo simultáneo aparece un cuadro de regresión psicomotriz,parálisis oculomotora, retroflexión del cuello, espasticidad con signos piramida-les bilaterales y afectación bulbar con trastornos de la deglución fundamental-mente. Además, y como consecuencia de la masiva presencia de células deGaucher en alveolos y capilares pulmonares, se produce una fibrosis e hiperten-sión pulmonar que se manifiesta en forma de infiltrado reticular visible al exa-men radiológico en casi todos los casos en edades muy precoces de la vida. Eldeterioro neurológico es muy rápido y la grave afectación del estado generalhace que la supervivencia media de los niños afectos sea de dos años aproxi-madamente (7).

2. Variante letal fetal y neonatal de la enfermedad de Gaucher tipo 2Algunos casos de enfermedad tipo 2 debutan durante la época fetal o

neonatal con un grave cuadro de “hydrops fetalis”, o con manifestaciones der-matológicas tipo "ictiosis congénita" o "recién nacido tipo colodión". El exa-men bioquímico y ultraestructural de la piel pone en evidencia un desequili-brio lipoideo y una alteración de la capa córnea características de estapatología (8).

3. Tipo clínico 3Al contrario que los del tipo 2, los niños afectos por el tipo clínico 3 pre-

sentan una gran variabilidad en el momento del inicio de la enfermedad, en laexpresión clínica y en la gravedad de las manifestaciones, lo que dificulta enocasiones la exacta identificación de estos pacientes. Desde una perspectiva clí-nica, el tipo 3 ha sido subdividido en los tipos 3a y 3b en función del predomi-nio de la afectación neurológica o visceral.

El tipo 3a tiene un debut tardío (infancia o adolescencia), moderada afec-tación visceral y afectación neurológica grave y progresiva (oftalmoplegia, epi-

33

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

lepsia, ataxia, espasticidad, deterioro intelectual, etc.), con fallecimiento hacia latercera década de la vida. El tipo 3b tiene un debut precoz, escasas manifesta-ciones neurológicas (oftalmoplegia supranuclear horizontal) y una grave afecta-ción ósea y visceral que suele conducir a la muerte por insuficiencia hepática opulmonar al final de la infancia o adolescencia (1).

De cualquier manera la identificación de un paciente como pertenecientea uno o a otro subtipo, e incluso como perteneciente al tipo 2 o al tipo 3 de laEG, puede resultar muy difícil debido a la presencia de síntomas comunes y alsolapamiento de las edades de presentación. Por ello, cuanto menor sea laedad del individuo afecto, con más prudencia deben establecerse el diagnósticoy el pronóstico definitivos.

Exámenes complementariosComo en el adulto, el examen hematológico, la cuantificación de fosfata-

sas ácidas, de quitotriosidasa y de CCL18/PARC, el examen radiológico de tó-rax y esqueleto y la identificación de células de Gaucher en el aspirado medu-lar, apoyan fuertemente la sospecha clínica de la enfermedad y ayudan acuantificar el grado de gravedad de la misma. Sin embargo el diagnóstico decerteza exige en todos los casos la identificación de la deficiencia enzimática.La identificación, si es posible, de la mutación patógena del gen responsable dela síntesis de glucosidasa ácida o de su proteína activadora permite estableceren ocasiones la correlación genotipo-fenotipo, la identificación de portadores yel diagnóstico prenatal o preimplantacional.

TRATAMIENTO DE LAS FORMAS INFANTILES DE LA ENFERMEDAD DE GAUCHER

El objetivo general del tratamiento en el niño es recuperar al paciente delos síntomas presentes, evitar las posibles manifestaciones futuras (1-3,9-11).

Tratamiento inespecíficoEn todos los casos es fundamental mantener unas medidas terapéuticas in-

específicas, que aseguren que el paciente se halla en la mejor situación posiblepara recibir el tratamiento específico y para desarrollar una vida normal ade-cuadamente integrada en su medio habitual. El mantenimiento de un estado nu-tricional adecuado, el apoyo psicológico para el paciente y la familia, las medi-das de atención temprana y rehabilitación, la prevención y el tratamiento de lasalteraciones esqueléticas son de obligado cumplimiento en todos los casos. Juntoa ellas existen otra serie de medidas terapéuticas que deben ser establecidas enfunción de la problemática general de cada paciente: tratamiento farmacológico

34

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

de los síntomas derivados de la patología orgánica, prótesis sensoriales, soportecardiopulmonar, etc.

Tratamiento específicoCinco estrategias terapéuticas reales se están desarrollando con más o me-

nos efectividad para el tratamiento de la Enfermedad de Gaucher: tratamientogénico, tratamiento con células, tratamiento enzimático sustitutivo, estimulaciónde la actividad enzimática mediante el uso de “chaperones farmacológicos” einhibición de la síntesis de sustrato. La elección de uno u otro, o el uso combina-do de algunos de ellos depende de las manifestaciones clínicas del enfermo, dela edad del paciente y de las posibilidades técnicas para la utilización de una uotra medida.

De todas estas opciones, en el momento actual, sólo el tratamiento enzimá-tico sustitutivo y el trasplante de médula ósea están indicados en el tratamientode los niños afectos de una enfermedad de Gaucher. El primero es el único tra-tamiento autorizado por el momento en todas las formas clínicas de la enferme-dad. En el tipo 1 ha transformado la evolución natural de la enfermedad y enlos tipos 2 y 3 se utiliza con la esperanza de frenar la evolución de las formascrónicas o mejorar la calidad de vida en las formas agudas. El trasplante medu-lar no se puede considerar una primera opción terapéutica, pero puede conside-rarse su utilización en las formas con afectación neurológica crónica, tipo 3.

Definición de los objetivos terapéuticosEn pediatría los aspectos preventivos alcanzan su máximo significado y por

ello es muy importante definir los objetivos terapéuticos de un modo que permitasu cuantificación y valoración de un modo objetivo a lo largo del tiempo.

• Hemoglobina. Aumentar la Hb a 11 gr/dl a los 12-24 meses de tra-tamiento.

• Plaquetas. Aumentar plaquetas para evitar sangrado durante elprimer año. En la trombocitopenia moderada aumentar las plaquetas 1,5 a 2veces durante el primer año y alcanzar el nivel mínimo normal al 2º año detratamiento. En la trombocitopenia grave aumentar las plaquetas 1,5 veces elprimer año y aumentar lentamente durante los años 2 a 5 (lo ideal es quedurante el 2º año se dupliquen) aunque no se normalice la cifra. Evitar esple-nectomía. Mantener la máxima cifra alcanzada sin sangrado, de un modoestable.

• Hepatomegalia. Reducir y mantener el volumen, como máximo, en-tre 1 y 1,5 veces su valor normal. Reducir el volumen un 20-30% en los años 1-2 de tratamiento, y un 30-40% en los años 3 a 5.

• Esplenomegalia. Reducir y mantener el volumen, como máximo, en-

35

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

tre 1 y 1,5 veces su valor normal. Reducir el volumen un 20-30% en los años 1-2 de tratamiento, y un 30-40% en los años 3 a 5.

• Alteraciones óseas. Eliminar el dolor óseo en 1 a 2 años. Evitar cri-sis de dolor óseo. Evitar osteonecrosis y colapso articular subcondral. Alcanzarel pico de masa ósea ideal para su edad. Aumentar el espesor cortical y la den-sidad mineral trabecular en 2 años.

• Crecimiento y maduración. Alcanzar la talla normal para su edada los 3 años de tratamiento. Alcanzar un desarrollo puberal normal.

Comentarios:Estos objetivos son de “mínimos” y generales para todos los niños. Con in-

dependencia de ellos cada paciente puede precisar más objetivos en función desus manifestaciones clínicas iniciales.

El hígado supone en varones normales de entre 5 y 12 años el 3,5% delpeso corporal y el 2,5% después de esta edad. En mujeres los valores normalesson del 3,2% y el 2,9% respectivamente. La equivalencia aproximada es de 1gramo por cada centímetro cúbico de volumen hepático.

El bazo supone aproximadamente el 0,2% del peso corporal y la equiva-lencia aproximada es de 0,45-0,6 gramos por cada centímetro cúbico de volu-men.

No se incluyen objetivos terapéuticos para las manifestaciones neurológi-cas de la enfermedad porque no existe por el momento un tratamiento que per-mita su manejo ni monitorizar la evolución a largo plazo.

Definición individual del riesgoUna vez establecidos los objetivos terapéuticos los pacientes pueden defi-

nirse en función del grado de riesgo que tienen para desarrollar una evoluciónclínica grave y por tanto seleccionar el tipo de tratamiento inicial, de acuerdocon los datos obtenidos de la evaluación basal.

1. ENFERMEDAD SIN MANIFESTACIONES NEUROLÓGICAS• Riesgo altoEnfermedad que produce síntomas subjetivos (astenia, anorexia, dolor,

etc.).Retraso de crecimiento.Evidencia de afectación esquelética.Plaquetas < 60.000 mm3 y/o hemorragia “anómala”.Hemoglobina inferior a 2 gr/dl por debajo del valor normal para la edadAfectación de la calidad de vida.Hermano afecto de enfermedad de Gaucher grave.

36

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

• Riesgo normalCualquier niño con déficit de b-glucuronidasa y síntomas clínicos presen-

tes.

2. ENFERMEDAD CON MANIFESTACIONES NEUROLÓGICASTodos los niños con síntomas neurológicos secundarios a la enfermedad de

Gaucher son niños de alto riesgo para la evolución clínica.

Comentarios:La clasificación de alto o bajo riesgo se hace “a priori” y por lo tanto pue-

de ocurrir que la evolución del paciente esté en contradicción con ella. En todomomento el pediatra deberá ajustar su conducta a las necesidades individualesde su paciente.

Esquema terapéutico

1. TRATAMIENTO DEL PACIENTE SIN PATOLOGÍA NEUROLÓGICA• Pacientes tributarios de tratamientoTodos los pacientes con síntomas deben recibir tratamiento, con indepen-

dencia de su edad o de la gravedad de las manifestaciones clínicas.• Tipo de tratamientoEn el momento actual, por debajo de los 18 años el tratamiento debe

efectuarse en todos los casos con glucocerebrosidasa manosa-terminal recombi-nante (Cerezyme®) por vía intravenosa (TES).

• DosisNiños de alto riesgo: Iniciar 60 U/k cada 2 semanas. A los 3 meses ini-

ciar valoración de la respuesta terapéutica.Niños de bajo riesgo: Iniciar 30-60 U/k cada 2 semanas. A los 3 meses

iniciar valoración de la respuesta terapéutica.• En todos los casosSe recomiendan aumentos o reducciones de dosis en fracciones de 30

Unidades.No reducir la dosis antes de los 12-18 meses de tratamiento. A partir de

ese momento se puede valorar la dosis a utilizar cada 6 meses.Dosis mínima a utilizar 30 U/k cada 15 díasNo retirar el TES durante la infancia.

37

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

2. TRATAMIENTO DEL PACIENTE CON PATOLOGÍA NEUROLÓGICA

Tratamiento de la forma crónica neuronopática

• Pacientes tributarios de tratamientoI. Forma crónica neuronopática identificada.Niños con enfermedad tipo 3 comprobada.II. Niños en riesgo para desarrollar forma crónica neuronopática.Niños con enfermedad de Gaucher, que son hermanos de niños con tipo

3 comprobada.Niños con genotipos de “riesgo”, por ejemplo: L444P/L444P, D409H/

D409H, L444P/D409H, etc.Niños con inicio de la enfermedad antes de los 2 años de edad y sínto-

mas clínicos graves.• Tipo de tratamientoEn el momento actual el único tratamiento farmacológico autorizado en es-

te tipo de pacientes es el uso del TES. Los resultados son poco efectivos en lamayoría de los casos, pero todos los pacientes de esta forma clínica deben be-neficiarse de un intento terapéutico.

Puede considerarse el trasplante de médula o de células de cordón proce-dentes de donante no emparentado, cuando no se obtenga buena evolución conTES en estos pacientes. Esta opción terapéutica, aunque no está definitivamentedescartada, cada vez es menos utilizada porque el balance entre el riesgo y losbeneficios obtenidos no parece muy positivo en la mayoría de los casos.

• DosisI. Forma crónica neuronopática identificadaIniciar 120 U/kilo/15 días. Si la patología neurológica progresa pasar a

240/U/kilo/15 días durante 6 meses como máximo. Si no se produce mejoríadisminuir la dosis a un nivel que permita controlar los síntomas viscerales. Noexiste consenso universal acerca del uso de dosis altas en esta forma clínica.

II. Niños en riesgo para desarrollar forma crónica neuronopáticaIniciar 60 U/kilo/15 días y vigilar cuidadosamente la evolución por si

aparecen síntomas de alteración neurológica orgánica o funcional. Vigilar espe-cialmente la normalidad de los movimientos sacádicos.

Tratamiento de la forma aguda neuronopática• Pacientes tributarios de tratamientoPuede ensayarse el tratamiento específico de estos pacientes con el objeti-

vo de mejorar su calidad de vida. A efectos prácticos es conveniente diferenciarentre los que tienen afectación piramidal y los que no la tienen.

38

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

• Tipo de tratamientoEstá autorizado el uso del TES y no está contemplado por el momento otro

tipo de tratamientos.• DosisPacientes sin afectación piramidal y predominio de patología bulbar (estri-

dor, dificultad para deglución):Probar con 120 U/k cada 2 semanas.Revisar dosis y la continuidad del tratamiento a los 6 meses de su inicio.Pacientes con afectación piramidal (opistótonos, espasticidad, trismos) y

afectación cognitiva importante:Ensayar una dosis de 15 U/k cada 2 semanas para mejorar la viscerome-

galia.

Comentarios:El tratamiento enzimático sustitutivo para niños con formas no neuronopáti-

cas de la enfermedad suele iniciarse generalmente con 60 unidades por kilo ca-da 15 días.

En los niños con enfermedad neuropática, especialmente en las formasagudas, no debe insistirse indefinidamente en el tratamiento y es convenientedecidir conjuntamente con la familia la retirada del TES después de un tiempoprudencial (entre 6 y 12 meses) sin resultados terapéuticos satisfactorios.

CRITERIOS DE PÉRDIDA EN EL MANTENIMIENTO DE LOS OBJETIVOSPREVIAMENTE ALCANZADOS

Una vez instaurado el tratamiento y alcanzados los objetivos deseados esnecesario controlar si, como consecuencia de cambios en el tratamiento o decualquier otro motivo, se produce una pérdida en el mantenimiento de los objeti-vos alcanzados.

• Criterios determinantes de pérdida:Si la Hb desciende 1,5 g/dl por debajo del valor previo a la reducción

de la dosis.Si las plaquetas descienden un 25% por debajo del valor previo a la re-

ducción de la dosis, o si la cifra es inferior a 80.000 mm3.Si aparece sangrado “espontáneo”Si el hígado o el bazo aumentan un 20% de volumen respecto al anterior.Si la enfermedad ósea progresa (empeora el dolor, fractura, infarto, necro-

sis).Si empeora la calidad de vida.

39

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Agravamiento de síntomas pulmonares, si los hay.Disminución del crecimiento.• Criterios optativos:Aumento de quitotriosidasa (valorar variaciones que sean superiores al

5%).Descenso de la densidad mineral ósea.

Comentarios:En los pacientes no neuronopáticos, cuando se produce una pérdida de

objetivos por disminución de la dosis, es necesario retomar la dosis con la quese habían obtenido y mantenido hasta ese momento los objetivos terapéuticos.Cuando la pérdida se produce sin disminución previa de la dosis, es necesariodescartar la presencia de otra enfermedad concurrente causante del empeora-miento de los síntomas para proceder a su tratamiento y, si no se detecta estaúltima situación, es necesario valorar el aumento de la dosis.

En los niños con patología neurológica no existen parámetros cuantitativosdefinidos para pérdida de objetivos y debe ser considerada como tal cualquieragravamiento de la sintomatología que presentaban hasta ese momento.

SEGUIMIENTO

La cumplimentación de un protocolo de seguimiento, tanto para las formastipo 1, como para las formas con afectación neurológica, ayuda a garantizar eladecuado cuidado de los niños afectos. Las Tablas 2 y 3 recogen la metodo-logía a seguir, que en todos los casos debe adaptarse a las necesidades de ca-da paciente.

El diagnóstico precoz y el tratamiento individualizado, antes de laaparición de alteraciones orgánicas irreversibles, tienen en el niño una do-ble función terapéutica y preventiva, más importante que en cualquier otraépoca de la vida.

40

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Tabla 2

Seguimiento de la enfermedad de Gaucher tipo 1 en Pediatría

Pacientes sin T.E.S. Pacientes con T.E.S.Cada 12 Cada 12-24 Sin alcanzar los objetivos Alcanzados En cada cambiomeses meses terapéuticos los objetivos de dosis, o con

terapéuticos problemasCada 3 Cada 12 Cada 12-24 clínicosmeses meses meses

Examen X (cadafísico 6 meses) X X X

Hb, plaquetas X (cada 6meses) X X X

Quitotriosidasa,o TRAP X X X X

Volumen visceral X X X X

Función pulmonar X X X

Función cardiovascular X X X

Examenmovimientossacádicos X X X X

RM columnay fémur X (24m.) X X X

Rx simpleTórax, columna,huesos largos X X X X

DensitometríaÓsea X X X (24m) X

Calidad de vida X X X X

Anticuerposcontra el enzima X

41

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

BIBLIOGRAFÍA

1. Beutler E, Grabowski GA. Gaueher Disease, in Seriver ChR, Beaudet AL, SlyWS, Valle D (ed). The Metabolic and Molecular Bases of Inherited Disease. McGraw Hi-lI, New York, 1995; pag. 2641-2670.

2. Grabowski GA, Andria G, Baldellou A, Campbell PE, Charrow J, Cohen IJ, Ha-rris CM, Kaplan P, Mengel E, Pocovi M, Vellodi A. Pediatric non-neuronopathic Gaucherdisease: presentation, diagnosis and assessment. Consensus statements. Eur J Pediatr2004;163(2):58-66.

3. Baldellou A, Andria G, Campbell PE, Charrow J, Cohen IJ, Grabowski GA, Ha-rris CM, Kaplan P, McHugh K, Mengel E, Vellodi A.Paediatric non-neuronopathic Gau-cher disease: recommendations for treatment and monitoring. Eur J Pediatr2004;163(2):67-75.

4. Wine E, Yaniv I, Cohen IJ.Hyperimmunoglobulinemia in pediatric-onset type 1Gaucher disease and effects of enzyme replacement therapy. J Pediatr Hematol Oncol2007;29(7):451-7.

5. Mercimeck-Mahmotoglu S, Gruber S, Rolfs A, Stadlbauer A, Woeber C, KurnikP, Voigtlaender T, Moser E, Stoeckler-Ipsiroglu S Neurological and brain findings in pa-tients with Gaucher disease tipe 1. Mol Genet Metab 2007;91(4):390-395.

6. Biegstraaten M, van Schaik IN, Aerts JM, Hollak CE. 'Non-neuronopathic' Gau-cher disease reconsidered. Prevalence of neurological manifestations in a Dutch cohort oftype I Gaucher disease patients and a systematic review of the literature. J Inherit MetabDis 2008 Apr 4;

7. Mignot C, Doummar D, Maire I, De Villemeur TB; French Type 2 Gaucher Dise-ase Study Group. Type 2 Gaucher disease: 15 new cases and review of the literature.Brain Dev 2006;28(1):39-48.

8. Eblan MJ, Goker-Alpan O, Sidransky E.Perinatal lethal Gaucher disease: a dis-

Tabla 3

Seguimiento de la enfermedad de Gaucher con patología neurológicaen Pediatría

Control

Clínico

Neuroftalmológico

Audición

Imagen S.N.C.

Neurofisiología

Desarrollo cognitivo

Metodología

Examen neurológico

Movimientos sacádicos

Audiometría clínica

PET

RMN

EEG

Brunet-Lezine (o Bayley)

McCarty

Wechsler

Frecuencia

3-6 meses

12 meses

12 meses

Si los síntomas la justifican

Si los síntomas lo justifican

12 meses

42

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

tinct phenotype along the neuronopathic continuum. Fetal Pediatr Pathol 2005;24(4-5):205-22.

9. Drelichman G, Ponce E, Basack N, Freigeiro D, Aversa L, Graciela E, Kohan R.Clinical consequences of interrupting enzyme replacement therapy in children with type1 Gaucher disease. J Pediatr 2007;151(2):197-201.

10. Vellodi A, Bembi B, de Villemeur TB, Collin-Histed T, Erikson A, Mengel E,Rolfs A, Tylki-Szymanska A. Management of neuronopathic Gaucher disease: A Europe-an consensus. J Inher Metab Dis 2001;24:319-327.

11. Davies EH, Erikson A, Collin-Histed T, Mengel E, Tylki-Szymanska A, VellodiA.Outcome of type III Gaucher disease on enzyme replacement therapy: review of 55cases. J Inherit Metab Dis 2007;30(6):935-42.

43

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

La automatización de muchas técnicas de laboratorio, que fueron manualeshasta finales del siglo XX, ha representado un avance fundamental en cuan-to al diagnóstico en la enfermedad de Gaucher. Dicho diagnóstico se basa

en tres pilares fundamentales que son: 1) la demostración del descenso de la ac-tividad de B-Glucosidasa ácida en una muestra adecuada (el denominado diag-nóstico bioquímico); 2) la determinación de cada uno de los dos alelos respon-sables de la enfermedad (diagnóstico genético); 3) la definición de losmarcadores biológicos para seguimiento y control de los pacientes, incluso co-mo método para sentar las bases del tratamiento.

EL DIAGNÓSTICO MORFOLÓGICO DE LA ENFERMEDAD DE GAUCHER

Hasta hace unos 40 años el diagnóstico de la enfermedad de Gaucher(EG) se basaba en el estudio de la médula ósea (MO) donde se identificabanlos macrófagos que acumulaban la glucosilceramida; las denominadas célulasde Gaucher. Sin embargo, existe la posibilidad de encontrar células muy simila-res, "células pseudoGaucher", en una gran variedad de entidades distintas co-mo la leucemia crónica granulocítica, talasemia, mieloma múltiple, enfermedadde Hodgkin y linfomas plasmocitoides. Alrededor de un 30% de pacientes conleucemia mieloide crónica presentan células pseudo-Gaucher en la MO, presumi-blemente debido al aumento masivo de la presentación de membranas mieloides(conteniendo glucosilceramida) a los macrófagos.

Debido a que el examen de MO precisa la realización de una técnica in-vasiva y ésta no es específica, el diagnóstico histológico de la EG a través deesta técnica debería representar únicamente un porcentaje pequeño de pacien-tes en los cuales no se habría sospechado previamente la posibilidad de tal en-fermedad. Por otro lado, a pesar de que en un principio se creyó que los suje-tos portadores sanos podrían presentar un número escaso de células deGaucher, en la actualidad se sabe que tales células no están presentes en ellos.

EL DIAGNÓSTICO BIOQUÍMICO: LA 4 METILUMBELIFERONA

Debido a lo citado en el apartado anterior, en 1970, en el laboratorio deNeurogenética del Dr. Kolodny en Estados Unidos, se describe una nueva técni-

Diagnóstico

44

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

ca basada en la demostración del déficit enzimático de B-glucosidasa ácida enlos leucocitos de la sangre periférica (sp). Para ello se utiliza una sustancia fluo-rada que se genera en una cantidad directamente proporcional a la actividadde la B-glucosidasa.

La utilización del substrato soluble en agua 4-metil-umbeliferil-B-D-glucopira-nósido (4-MU Glc) ha simplificado el diagnóstico. A un pH de 5, el 4-MU Glcse une prácticamente igual a los leucocitos de los pacientes con EG que a lossujetos sanos controles, pero a un pH de 4 la actividad de los leucocitos de lospacientes con EG es únicamente alrededor del 10% de lo normal; de esta mane-ra el hallazgo de una actividad por debajo del 15% de la media es diagnósticade enfermedad. Uno de los principales problemas de esta técnica es que paraobtener el rendimiento más óptimo es necesario procesar las muestras de sangredentro de las 24 horas siguientes a la extracción de la misma. El segundo pro-blema es que la determinación "in vitro" de la actividad de la B-glucosidasa áci-da no refleja adecuadamente la capacidad hidrolítica hacia la glucosilceramiday, debido a esto, el nivel "in vitro" de la actividad enzimática no permite distin-guir las formas neuropáticas (tipos 2 y 3) de las no neuropáticas. Por último, lossujetos sanos, pero heterocigotos, presentan alrededor de la mitad de actividadpara la B-glucosidasa ácida en los leucocitos de la sp y los fibroblastos cutáneoscultivados. En este sentido encontramos una considerable superposición (mayordel 20%) entre los rangos de actividad de los sujetos sin alelos defectuosos y losheterocigotos.

En la actualidad la determinación de esta actividad enzimática no sólo selleva a cabo en los leucocitos de la sp sino también en cultivos de fibroblastos(procedentes de biopsias cutáneas), vellosidades coriales o en células de líquidoammiótico. Desde hace muy pocos años se ha estandarizado una prueba debúsqueda basada en la actividad de B-glucosidasa ácida en gotas de sangrecolocadas sobre papel secante. Esta prueba es rápida y poco traumática y per-mite el cribado rápido de la EG y otras enfermedades lisosomales en los niñosrecién nacidos.

EL DIAGNÓSTICO GENÉTICO

Dado que la Enfermedad de Gaucher es una entidad autonómica recesivase precisa que los dos alelos heredados (tanto el paterno como el materno) seandefectuosos, para que se desarrolle la enfermedad. En este sentido se han des-crito cientos de mutaciones en el gen que codifica la B-glucosidasa ácida (GBA).

En general, la existencia de un pseudogen -con una alta homología con elGBA- complica la utilización de diferentes estrategias basadas en la técnica de

45

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y análisis de restricción enzimática.En los últimos años esto se viene solucionando mediante la utilización de secuen-ciadores automáticos que permiten el estudio de la presencia de mutaciones engrandes fragmentos genéticos. Desde un punto de vista práctico, la detección delos dos alelos responsables de la enfermedad no es estrictamente necesaria pa-ra el diagnóstico de EG, el cual debe ser siempre bioquímico. Sin embargo, elanálisis de las mutaciones en el GBA tiene importancia en los estudios de corre-lación genotipo/fenotipo siendo además muy importante para realizar un buenconsejo genético y familiar. En este sentido, el estudio de un paciente con sospe-cha de EG debe incluir siempre a todos los miembros posibles de la familia lle-vándose a cabo un análisis de segregación familiar.

EL RETRASO DIAGNÓSTICO EN LA ENFERMEDAD DE GAUCHER

Aunque existen casos de presentación tardía, en general, las primeras ma-nifestaciones de la EG suelen comenzar en la edad pediátrica. Por ello es fun-damental difundir la enfermedad para su conocimiento ya que el diagnósticoprecoz es importante en la prevención de las complicaciones irreversibles (defor-midades óseas o articulares), o en el retraso en el crecimiento, y tiene implica-ciones en cuanto a la calidad de vida. Debido a esto, en cuanto se sospecheclínicamente la enfermedad debe confirmarse ésta mediante el ensayo enzimáti-co para poner en marcha el resto de las pruebas diagnósticas y procedimientosde imagen indicados según las guías de práctica clínica. Por otro lado, una vezconfirmada la EG debe plantearse la posibilidad de iniciar tratamiento específi-co, siempre que se cumplan las indicaciones del mismo.

MARCADORES BIOLÓGICOS EN LA ENFERMEDAD DE GAUCHER

Características generalesUn biomarcador es un indicador de la presencia o el alcance de un pro-

ceso biológico que está directamente relacionado con las manifestaciones clíni-cas y la evolución de una enfermedad particular. Éste debe ser fácilmente cuan-tificable en los fluidos corporales, los tejidos o los órganos en su conjunto paraproporcionar información del curso clínico y la actividad de la enfermedad. Engeneral, los biomarcadores tienen una inmensa utilidad práctica para los médi-cos porque representan los medios de control de una determinada entidad y sugravedad, permitiendo una aproximación pronóstica. Además es importante des-tacar que cuando se usan biomarcadores para la vigilancia de los efectos de un

46

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

tratamiento se pueden conocer más fácilmente las relaciones dosis-respuesta,coste-eficiencia y la eficacia terapéutica. Un biomarcador ideal debe reunir lossiguientes requisitos:

1. Fácil de cuantificar y el material para medirlo debe ser fácilmente obte-nible.

2. No deben estar presentes grandes variaciones en la población gene-ral.

3. Debe reflejar la carga total de enfermedad a todos los niveles. 4. Debe aumentar su expresión específicamente con la mayor gravedad

de la enfermedad. 5. No debe incrementarse por condiciones no relacionadas por la enfer-

medad y otros factores co-mórbidos. 6. Debe aumentarse su expresión en la enfermedad establecida, sin super-

posición entre los pacientes no tratados y los sujetos sanos. 7. Decrece rápidamente con la respuesta al tratamiento de una manera

estrechamente relacionada con las manifestaciones clínico-patológicasde la enfermedad.

8. La medición debe ser segura, rápida, reproductible y barata.

Citoquinas plasmáticasEn la EG clásicamente se han descrito incrementos en plasma de gran nú-

mero de citoquinas como el TNF (factor de necrosis tumoral), interleuquinas, elantagonista del receptor soluble de IL1 (IL1Ra), el receptor soluble de IL2 (sILRa), el M-CSF (factor estimulante de los macrófagos), el CD14 soluble y el TGF(factor de crecimiento transformante). Sin embargo, con el desarrollo y uso delos DNA microarrays y las técnicas de cuantificación de RNA mensajero se haobservado que la elevación en plasma de dichas sustancias no se correlacionacon el incremento de la expresión de los genes implicados en su síntesis a nivelde los tejidos diana.

Ferritina, Inmunoglobulinas, Fosfatasa ácida, a-Hexosaminidasa y Enzimaconversora de Angiotensina

En los textos clásicos, y en gran cantidad de publicaciones, se describe laelevación de todas estas proteínas. En la actualidad el uso de las mismas tienepoca relevancia clínica que se basa fundamentalmente en las variaciones indivi-duales:

Ferritina: se interpreta que suele estar elevada como reactante de fase agu-da. Se debe monitorizar por ser útil en el seguimiento de la anemia que típica-mente se produce en la EG, sobre todo cuando la MO comienza a recuperarse.

47

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Inmunoglobulinas (Igs): no se conoce exactamente el mecanismo porel cual se producen tanto la hipergammaglobulinemia como la disglobulinemiatípicas de esta entidad. Las Igs deben monitorizarse en la EG ya que existe unincremento del riesgo relativo de mieloma en estos pacientes.

Fosfatasa ácida tartrato resistente: la enzima procedente del bazoy la que se encuentra en plasma –ambas elevadas– son probablemente la mis-ma. Es poco específica ya que se incrementa en otras enfermedades como elNiemann-Pick, la osteopetrosis, el mieloma múltiple, la tromboflebitis o la insufi-ciencia renal.

a-Hexosaminidasa: se interpreta que ésta y otras hidrolasas lisosoma-les son secretadas por el macrófago en la EG intentando eliminar el material li-pídico acumulado en exceso. Sin embargo no se ha podido demostrar una co-rrelación clara entre la actividad de estas hidrolasas y la gravedad de laenfermedad.

Quitotriosidasa plasmáticaA pesar de que en otras enfermedades como la tuberculosis o la sarcoido-

sis se ha visto que se producen sensibles elevaciones de esta proteína plasmáti-ca, la Quitotriosidasa (QT) se incrementa unas 100-1.000 veces en los pacien-tes afectados por la EG.

La quitotriosidasa es un análogo de las quitinasas de los invertebrados ylos vegetales cuya existencia en el hombre ha sido probada recientemente. Per-tenece a un grupo de enzimas capaces de hidrolizar la quitina, con acción anti-fúngica en las plantas y probablemente capaz de degradar patógenos que con-tienen quitina como hongos, nematodos e insectos. Es una -glucosaminidasa,miembro de la familia de las glicosilhidrolasas, de origen lisosómico, cuyo gen(de 20 Kb) se encuentra en el brazo largo del cromosoma 1 (región 1q31-q32). En humanos solo es secretada por los macrófagos activados y posiblemen-te también por los neutrófilos. Su función todavía no es bien conocida, así comotampoco todos los mecanismos que pueden modificar su actividad en los huma-nos. La producción de esta enzima se realiza de un modo muy regulado: apare-ce tras una semana de cultivo celular y se incrementa progresivamente con eltiempo. Por este motivo podría ser considerada un marcador de inflamación cró-nica, además de un marcador de la proliferación de los macrófagos. Aproxima-damente un 6% de la población tiene un déficit absoluto o completo de activi-dad quitotriosidasa, que se trasmite de forma autosómica recesiva, siendo laprevalecía de portadores de un 35%. Este déficit se presenta en individuos ho-mocigotos por una duplicación en 24 pares de bases (bp) en el exón 10 queda lugar a un RNA mensajero que se traduce en la ausencia de actividad dequitotriosidasa en el plasma (Figura 23).

48

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Su actividad ha sido propuesta como un marcador de acúmulo de macró-fagos en varias enfermedades con alteraciones lisosómicas, especialmente en laenfermedad de Gaucher. En esta enfermedad se utiliza como marcador precozde respuesta al tratamiento ya que éste induce un descenso en su actividad queprecede a la respuesta clínica en varios meses. La técnica para su determina-ción se basa también en la fluorescencia emitida en función de la capacidad dehidrolizar un sustrato que contiene la 4 Metilumbeliferona (Figura 24). En elcaso de que exista la duplicación de 24 pb en el Exón 10 del gen de la QT és-

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Figura 23. Esquema representativo de la presencia de la duplicación de 24 bp en el Exón 10, con la producciónde un alelo defectivo.

Figura 24. Esquema representativo de la producción de fluorescencia mediante la 4 Metilumbeliferona.

49

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

ta es fácilmente identificable por PCR y en los sujetos heterocigotos para la mis-ma el valor obtenido de QT plasmática debe ser multiplicado por dos.

PARC (quimocina de activación y regulación pulmonar)También se le denomina CCL18. Es un polipéptido de 7,8 KDa cuyo papel

fisiológico no está claro. Se ha encontrado en concentraciones significativamen-te altas en enfermedades como la sarcoidosis y determinadas alergias. La técni-ca para su determinación en plasma se basa en el método ELISA usando un an-ticuerpo monoclonal y su utilidad viene determinada por los siguientes hechos:

• Las concentraciones de este polipéptido se encuentran elevadas entre10 y 40 veces en los pacientes con EG no tratados al compararlas con sujetossanos.

• Tiene una excelente correlación con la actividad de QT plasmática (enlos pacientes sin la duplicación de 24 pb en el exón 10 o bien en los heteroci-gotos para la misma), así como con el grado de afectación visceral y los pará-metros hematológicos.

• En los pacientes con ambos alelos nulos del gen de la QT plasmáticalas concentraciones de PARC se correlacionan con los volúmenes viscerales y elresto de los marcadores biológicos clásicos.

• Existe una variabilidad genética del PARC que no influye en cuanto asu utilidad como marcador biológico en la EG.

En la práctica clínica diaria, debido al precio y a la complejidad de latécnica, la PARC es utilizada como marcador biológico en la EG cuando los dosalelos que codifican la QT plasmática son nulos.

Marcadores de la afectación ósea en la EGLa enfermedad ósea tiene una alta frecuencia y frecuentemente la afecta-

ción radiológica es grave cuando está presente. Además en muchas ocasioneses oligosintomática aún cuando está presente. Por otro lado es impredecible eindependiente de la afectación visceral y hematológica, así como del Genotipo.Por todo ello, en la EG se han llevado a cabo gran cantidad de estudios pu-diendo dividir a los marcadores de la afectación ósea en:

A) Marcadores Clásicos de Remodelación:• En Plasma:• PICP (Procollagen carboxy-terminal propeptide): es un marcador de pro-

ducción de colágeno maduro. Es específico de la formación de colágeno. Esta-ble a temperatura ambiente y se determina en hueso.

50

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

• Telopéptidos CTX y NTX son productos de la degradación del colá-geno, marcadores de la reabsorción ósea. Se observan en osteoporosis, Pa-get y metástasis.

• Sialoproteína ósea (BSP): es otro marcador de reabsorción.

En Orina:• Piridinolina en orina (2ª micción) es la técnica más útil para medir la re-

absorción ósea en la población general.

Todos estos marcadores plantean un problema: guardan mala correlacióncon la afectación ósea en la EG y por otro lado la QT plasmática y laPARC/CCL18 tampoco son mucho mejores en cuanto al hueso se refiere. Porello, dada la mala correlación de los marcadores biológicos clásicos con laafectación ósea se han buscado marcadores nuevos.

B) Marcadores Biológicos Emergentes:• Proteínas MIP 1-a y MIP 1-b (Macrophage Inflammatory Protein):Se ha demostrado que están elevadas en pacientes con EG cuando se

comparan con sujetos sanos.Si se comparan pacientes con la EG, se encuentran diferencias significati-

vas entre aquellos que tienen afectación ósea en comparación con los que no latienen.

Pero realmente, donde se ha demostrado la utilidad de los MIP 1 ha sidoen las determinaciones seriadas. Cuando se realizó un seguimiento durante 5años se objetivó que la ausencia de descenso durante el tratamiento (MIP-1b<85pg/ml) se asocia con progresión de la enfermedad ósea.

• Osteoprotegerina (OPG): en un amplio estudio llevado a cabo con 554pacientes se concluyó que los valores de OPG no fueron mayores que los con-troles y que no se correlaciona con la densidad ósea, genotipo u otros marca-dores en la EG.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

• Aerts JM, Hollack CE. Plasma and metabolic abnormalities in Gaucher´s disea-se.Baillière´s Clin Haematol 1997;10:691-709.

• Beutler E, Kuhl W. Detection of the defect of Gaucher´s disease and its carrierstate inperipheral blood leukocytes. Lancet 1970;1:612-613.

• Ciana G, Addobbati R, Tamaro G, et al. Gaucher disease and bone: laboratory

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

51

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

and skeletal mineral density variations during a long period of enzyme replacement the-rapy. J Inher Metabol Dis 2005;28(5):723-732.

• Cox TM. Biomarkers in lysosomal storage diseases: a review. Acta Pædiatrica2005;94(Suppl 447):39–42.

• Deegan PB and Cox TM. Clinical evaluation of biomarkers in Gaucher disease.Acta Pædiatrica 2005;94(Suppl 447):47–50.

• Lichtenstein M, Zimram A, Horowitz M. Cytokine mRNA in Gaucher disease.Blood CellsMol Dis 1997;23:395-401.

52

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Tal y como se comentaba anteriormente, uno de los principales problemasque presentan las patologías de baja prevalencia, en general, y la Enfer-medad de Gaucher en particular, es el desconocimiento de los signos y

síntomas de la patología. En el caso de la Enfermedad de Gaucher, a esto seune la inespecificidad de muchas de las manifestaciones de esta patología.Cuando se consideran los síntomas clásicos de la Enfermedad de Gaucher, ane-mia, trombocitopenia, hepatoesplenomegalia y problemas óseos, hay varias pa-tologías hematológicas con las que habría que hacer diagnóstico diferencial yaque comparten todos o la mayoría de ellos; éstas serían la leucemia, el linfomay el mieloma múltiple. Curiosamente con respecto a este último, conviene recal-car que cada vez hay más datos que apoyan la idea de que los pacientes deGaucher tienen mayor probabilidad de sufrir este patología.

Otras patologías con las que cabría hacer diagnóstico diferencial serían:anemia hemolítica, lupus eritematoso, enfermedad metastásica, patologías óseasmetabólicas como osteomalacia o hiperparatiroidismo y amiloidosis.

En el caso de los niños, puede haber posible confusión diagnóstica con laEnfermedad de Legg-Calvé-Perthes cuando en un paciente de Gaucher pediátricoaparece una afectación ósea muy agresiva con necrosis avascular de cadera.

Diagnóstico diferencial

53

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

El pronóstico de cualquier enfermedad depende de múltiples factores ade-más de la existencia o no de un tratamiento adecuado. Desde la etapa in-traútero del embrión y el feto se va configurando nuestro mapa de salud

personal e individual. Es bien sabido que los fetos con bajo peso al nacer su-fren un aumento del riesgo cardiovascular durante la vida adulta. La exposicióna factores ambientales, la nutrición, la constitución genética y hasta las relacio-nes individuales y sociales influyen en el modo de expresarse y, en consecuen-cia, en la evolución y el pronóstico de cualquier enfermedad.

Pudiera pensarse, erróneamente, que al ser la EG una enfermedad heredi-taria autosómica con un patrón recesivo y tratarse de un trastorno monogénico,las cosas estarían más claras. Al igual que en otros casos la expresión fenotípi-ca de la enfermedad depende de muchos factores, unos conocidos y otros no.

La EG se expresa fenotípicamente en 3 formas principales: la enfermedadinfantil o tipo 2, de muy mal pronóstico ya que ocasiona la muerte en los pri-meros dos años de vida por graves alteraciones neurológicas; la forma infanto-juvenil, o tipo 3, de aparición precoz, en la que se producen alteraciones ge-nerales y neurológicas intermedias en gravedad entre el tipo 1 y el 2 y queacorta la esperanza de vida, siendo común el fallecimiento en la tercera déca-da de la vida. Para más detalles de estas dos formas, consúltese el capítulo co-rrespondiente.

Finalmente, la forma más común, la del adulto o tipo 1 que aparece demodo muy variable desde la infancia hasta la vejez y cursa con una afectacióngeneral más o menos acusada, pero respetando en cualquier caso al sistemanervioso. Esta es la forma más común, que afecta al 80% de los casos.

La EG tipo 1 es muy variable en la expresión clínica o fenotípica. En oca-siones se manifiesta a edades tan tempranas que se duda entre el diagnósticode un tipo 1 y un tipo 3 y solo el seguimiento durante un tiempo suficiente serácapaz de aclararlo. En otras ocasiones, y de ello tienen experiencia todas lasclínicas especializadas en EG, la enfermedad debuta incluso en la vejez de mo-do casual, o por alguna complicación médica. No obstante, lo común es que lohaga en la primera o segunda décadas de la vida con un patrón clínico bastan-te uniforme.

Como se comprende de lo antedicho, es difícil establecer un pronósticogeneral para el tipo 1 de la enfermedad. Si hasta hace unos años se creía que,salvo en los casos más graves, la EG era compatible con una esperanza de vi-da normal, hoy día, de acuerdo a los resultados del análisis de los datos del Re-

Pronóstico

54

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

gistro del International Collaborative Gaucher Group (ICGG) se estima que laesperanza de vida está acortada en unos 10 años en la EG tipo 1 no tratada.

El pronóstico de una enfermedad se ve condicionado por su morbilidad ysu mortalidad. La morbilidad y las limitaciones más graves en los pacientes conEG tipo 1 se derivan de las alteraciones óseas, especialmente de las crisis óseasya que cuando afectan a superficies articulares pueden ocasionar la pérdida dela función de la misma y requerir su substitución protésica. Una segunda fuentede complicaciones es la derivada de la deficiencia de elementos sanguíneosque condiciona la posibilidad de aparición de fenómenos hemorrágicos por dis-minución y/o alteración de la función plaquetaria. El desarrollo de un síndromehepato-pulmonar, aunque poco frecuente, es también muy grave. Finalmente lahipertensión pulmonar, aunque rara, puede desarrollarse en pacientes con EG ti-po 1 y ser especialmente penosa.

Las causas de muerte más frecuentes en el paciente con EG son por unaparte las mismas que en la población general y de modo específicamente de-pendiente de la EG serían la mieloptisis por agotamiento de la médula ósea(hoy excepcional gracias al tratamiento), el síndrome hepato-pulmonar, la deriva-da de la hipertensión pulmonar y la posible aparición de malignidad. Esta últi-ma requiere un comentario aparte ya que se ha comunicado recientemente quelos pacientes con EG tienen un riesgo de desarrollar neoplasias hematológicassuperior a la población general (RR para mieloma múltiple de 5,9).

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

55

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

Si algo ha modificado radicalmente la perspectiva de la enfermedad, decualquier enfermedad, es la posibilidad de aplicar un tratamiento eficazpara combatirla. Si en alguna enfermedad esta afirmación es cierta, es

en las denominadas enfermedades raras donde adquiere su significado más li-teral.

Hasta 1991 la enfermedad de Gaucher (EG) era considerada una rarezaclínica, cuyo tratamiento era exclusivamente sintomático. Aliviar el dolor, corre-gir quirúrgicamente las fracturas o deformidades articulares, paliar las limitacio-nes producidas por la enfermedad y poco más.

A partir de los trabajos de los investigadores del National Institute ofHealth (NIH) en Bethesda (Maryland, USA), encabezados por los Dres. Bar-ton y Brady, los pacientes han podido beneficiarse de una terapia realmen-te eficaz que, aun no siendo etiológica, corrige buena parte de las altera-ciones fisiopatológicos de la enfermedad permitiendo una reversión de lossíntomas y alteraciones, así como una mejoría de la calidad de vida. Seinició de este modo lo que podríamos denominar la era terapéutica de laEG.

Nos referimos a la denominada terapia de substitución enzimática (TSE).En los Estados Unidos de América se comercializó a partir de 1991 y a Españallegó en 1994. Hoy, casi 15 años después, son más de 4.000 los pacientes tra-tados en el mundo, lo que ha permitido acumular una buena experiencia que serecoge en un registro mundial constituido y alimentado por ICGG que está pro-porcionando magníficas oportunidades y resultados.

En adelante nos referiremos en exclusiva a la TSE por ser la más extendi-da y eficaz, además de la terapia de elección, de acuerdo a las recomendacio-nes de las autoridades europeas (EMEA) y norteamericanas (FDA). Por último re-visaremos, también de modo sucinto, las otras alternativas terapéuticas que,como la terapia de reducción de sustrato (TRS), pueden resultar muy útiles en al-gunos casos concretos.

La TSE se comenzó en la década de los noventa mediante la administra-ción de la enzima Alglucerasa (Ceredase®), que era la forma semisintética, quese substituyó poco después por la Imiglucerasa (Cerezyme®) que es la forma re-combinante, ambas producidas por Genzyme Co (Cambridge, Massachusetts,USA). Ambas son de administración intravenosa (i.v.). En ambos casos la enzi-ma se modifica mediante la “poda” de los residuos glucídicos de su superficiepara exponer radicales de manosa que posibilitan la incorporación del fármaco

Tratamiento

56

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

a los lisosomas, a través del receptor para manosa (“scavenger receptor”) de lasuperficie del macrófago.

La TRS se lleva a cabo mediante la administración de Miglustat (Zaves-ca®) producido por Actelion Pharmaceuticals Ltd, Switzerland. El tratamiento seadministra por vía oral.

En las siguientes líneas se desarrollarán, de modo sucinto, y referido a laTSE, salvo que se especifique lo contrario, los aspectos más prácticos de la tera-pia de la EG intentando responder a las siguientes cuestiones:

1. Quién es tributario del mismo y cuándo debe iniciarse el tratamiento.2. Pautas de dosificación y formas de administración.3. Cuáles son las contraindicaciones o efectos secundarios.4. Qué respuesta podemos esperar.5. Cómo debemos seguir al paciente tratado.6. Ajustes de la dosis inicial.7. Qué alternativas presentes existen.8. Qué novedades se avecinan en el futuro inmediato.

INDICACIONES DE LA TSE

A pesar de que existe un amplio consenso, todavía no hay unos criteriosobjetivos que nos permitan establecer con rotundidad las indicaciones del trata-miento.

En la Tabla 4 se exponen las indicaciones más ampliamente aceptadas.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

Tabla 4

Indicaciones del tratamiento

• Iniciar tratamiento– Pacientes sintomáticos– Pacientes asintomáticos con afectación grave

• Considerar firmemente inicio tratamiento– Niños menores de 5 años con síntomas leves– Niños con hermanos con enfermedad grave o progresiva– Enfermos de cualquier edad con signos de deterioro aún subclínico

• Considerar la posibilidad de tratamiento– Enfermos de cualquier edad con signos de progresión aún sin deterioro

SA Duursma, et al. Semin Haematol 1995; 32 (Suppl 1): 45-52

57

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

En general, y muy resumidamente, puede decirse que todo paciente conEG sintomática es tributario de la TSE. Como en cualquier aspecto de la Medici-na esta afirmación admite matices clínicos.

La indicación de cualquier fármaco depende de su eficacia, tolerancia,coste y, no se olvide, de la decisión libre del paciente, una vez ha recibido lainformación suficiente. Al tratarse de un fármaco extraordinariamente caro, quede algún modo limita la libertad del paciente (se administra en el hospital, almenos dos veces al mes por vía i.v.), ambos factores influyen mucho en el esta-blecimiento de las indicaciones y son, en nuestra opinión, una de las razonespor las que éstas tienen un carácter más genérico que las de otras enfermeda-des.

Una vez establecida la indicación debe iniciarse sin dilación. Al comienzode la era terapéutica de la EG se creía que la historia natural de la enfermedadera más bien indolente y que una vez finalizado el desarrollo corporal, a partirde la adolescencia, la EG se mantenía estable o progresaba lentamente, permi-tiendo en la mayoría de los casos una esperanza de vida normal. Hoy sabemosque en la EG pueden sobrevenir complicaciones inesperadas a lo largo de todala vida del paciente, consistentes en su mayoría en complicaciones óseas comolas crisis óseas o la necrosis avascular de las epífisis óseas. Estas circunstanciasson muy importantes a la hora de considerar la indicación de la TSE en pacien-tes asintomáticos.

Por otra parte, un reciente análisis de los datos del ICGG demuestra quela esperanza de vida de los pacientes con EG está acortada en unos 10 años.

En conclusión, una vez establecida la indicación terapéutica, ¿por qué es-perar?

PAUTAS DE DOSIFICACIÓN Y FORMAS DE ADMINISTRACIÓN

La TSE solo puede ser administrada por vía i.v. Los párrafos siguientes ha-cen referencia exclusivamente a la TSE para enfermedad de Gaucher tipo 1. Eltratamiento de la EG tipo 3, más complejo, escapa del propósito de esta revi-sión, por lo que se remite a los interesados a la consulta de documentos especí-ficos.

Existen dos grandes esquemas de dosificación.A) El primero y más empleado en el mundo se denomina de “Dosis altas

y baja frecuencia”. También se le ha denominado “hit hard and taper later”, esdecir, “golpea fuerte y después reduce”. La lógica intrínseca de esta forma detratamiento es la de intentar obtener el máximo beneficio del tratamiento, en sucomienzo, cuando la enfermedad es más sintomática y encierra un mayor riesgo

58

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

potencial de complicaciones para, una vez obtenida la respuesta clínica, proce-der al ajuste de las dosis mediante reducciones progresivas de la cantidad deenzima administrada. La mayor ventaja de este abordaje es la comodidad parael paciente ya que ha de acudir al hospital 2 horas cada 15 días. La mayordesventaja es su coste económico más elevado.

Dentro de este esquema, hay a su vez dos opciones, en cuanto a la canti-dad de enzima a administrar:

a. “Dosis intermedias”: se administran 30 U/kg/15 días. Este régimen fuepopularizado por Gregory Pastores en 1993 y es muy adecuado para pacientescon indicación de tratamiento y formas no agresivas o graves de la enferme-dad. En España es la pauta de dosificación más común.

b. “Dosis altas” o “muy altas”: este esquema de dosificación es el que seutilizó en los primeros trabajos de Barton y Brady. Consiste en la administraciónde 60 U/kg/2 semanas. En caso de refractariedad al tratamiento, o la emer-gencia de nuevas complicaciones, la dosis se puede incrementar hasta inclusolas 120 U/kg/ 2 semanas. Las pautas de 60 U son comunes en Alemania, Esta-dos Unidos y algún otro país.

c. Otros esquemas de dosificación: de acuerdo con los datos del registroICGG hay pacientes que reciben dosis de alrededor de 40 U/kg/2 semanas.Son regímenes menos empleados y no se sabe si aportan alguna ventaja sobrelos esquemas anteriores.

B) El segundo esquema “clásico” por su antigüedad es el denominado de“Dosis bajas y alta frecuencia” (“Start low and adjust early”). Sus partidariossostienen que una administración masiva de la enzima podría saturar los recep-tores que la introducen en el macrófago, derivando una buena parte de la dosisadministrada hacia las vías de degradación proteica. Esto conllevaría, en defini-tiva, a la pérdida de una buena proporción del fármaco sin llegar a ejercer suefecto terapéutico. Este esquema de tratamiento sostenido desde sus inicios porel Prof. Ernest Beutler, de la Scripps Research Foundation de la Jolla, California,tiene como ventajas su menor coste y el permitir detectar a los pacientes mássensibles a la acción de la enzima. Sus principales inconvenientes son la obliga-ción que impone al paciente de recibir las infusiones de la enzima 3 veces porsemana con la consiguiente distorsión de la vida personal y la necesidad de im-plantar catéteres permanentes de acceso intravenoso con sus inconvenientes. Enalgunos países, como Israel, se ha intentado paliar el problema anterior median-te el desarrollo de programas de administración domiciliaria de la enzima. Esteesquema de dosificación es muy popular en Israel y Holanda. Aunque ha sidoy, probablemente lo sigue siendo en algunos ámbitos, un tema muy polémico es-

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

59

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

te de la dosificación, creemos que puede afirmarse que este esquema de dosisbajas puede ser apropiado para pacientes con formas de la EG leves o modera-das, debiendo excluirse, al menos como aproximación inicial, del tratamiento depacientes con formas graves de la enfermedad.

La dosificación original de estas pautas de dosis bajas era de entre 15 y30 U/ kg al mes en dosis fraccionadas que se administraban 3 veces por sema-na, lo que equivale a una dosis entre 1,5 y 2,5 U/kg 3 veces por semana. Es-tas pautas mejoran la afectación visceral, pero pueden fallar con las manifesta-ciones óseas.

En España, Cerezyme®, el único preparado disponible en la actualidad,es un fármaco de dispensación y administración hospitalaria por lo que haymuy poca experiencia en su administración domiciliaria que, en realidad se ha-ce, pero en casos individuales y en atención a circunstancias personales.

El fármaco se presenta en forma liofilizada, en viales que contienen 200 o400 U. Se almacenan entre 2-8ºC y se reconstituyen con suero salino 0,9%, elmismo día de la administración. El producto disuelto en 100-200 mL de suero esestable durante 12 horas a temperatura ambiente y hasta 24 horas si se conser-va entre 2-8ºC. Después de estos plazos debe desecharse su administración.

La dosis diluida se administra por vía i.v. en perfusión durante un plazode 2 horas. Hay quien prefiere administrar la infusión en periodos más brevesaunque, en cualquier caso, no debe sobrepasarse una velocidad de 1 U/kg/mi-nuto. En nuestro país el acceso es por vía venosa periférica, más comúnmentemediante punción en cada infusión, aunque también hay algunos pacientes quellevan implantados sistemas de acceso venoso permanente.

Las infusiones se toleran bien y, salvo en casos excepcionales, no requiereuna vigilancia especial. Si se desea ampliar información en este punto, debenreferirse a la información del producto o a literatura especializada.

EFECTOS SECUNDARIOS Y CONTRAINDICACIONES

En la información del producto se recogen los siguientes efectos secunda-rios que afectan hasta un 13% de los pacientes tratados:

A) En menos del 1% ocurren efectos relacionados con la infusión: discon-fort, prurito, sensación de quemazón, tumefacción o flebitis en la venopunción.

B) En un 6,6% en conjunto (menos del 1,5% por separado) se han comuni-cado síntomas de hipersensibilidad durante, o poco después, de la infusión. Pru-rito, “flushing", urticaria, angioedema, disconfort torácico, disnea, tos, cianosis

60

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

o hipotensión, reacciones anafilácticas. En los casos más graves, el pre-trata-miento con antihistamínicos y/o corticoides, junto con una administración máslenta del fármaco, permiten continuar el tratamiento en la mayoría de los casos.

C) En un 6,5% en conjunto (menos del 1,5% por separado) se han comu-nicado náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, rash, astenia, cefalea, fie-bre, mareos, dolor de espalda o taquicardia.

No existen contraindicaciones absolutas para el producto, aunque comoes lógico, debe procederse con cautela en los casos de hipersensibilidad ya queen casos excepcionales podría ser necesaria su supresión.

Hasta un 15% de los enfermos tratados con Cerezyme® pueden desarro-llar anticuerpos de tipo IgG que aparecen entre los 3 y los 12 meses. Se trataen general de una reacción inmunológica sin traducción clínica que no resta efi-cacia al tratamiento. En ocasiones se pueden producir reacciones cutáneas (pru-rito, rash, ampollas) que ceden con la premedicación adecuada. Tan solo se hadescrito un caso de reacción alérgica grave mediada por IgE.

Aunque no se ha recogido todavía en las guías de actuación, hay suficien-te bibliografía y experiencia para considerar la Imiglucerasa® un fármaco segu-ro durante el embarazo. Algunos autores recomiendan su supresión durante elprimer trimestre de gestación como medida adicional de precaución, mientrasque otros recomiendan que se administre durante todo él. En cualquier caso, seadministre o no, debe prestarse especial atención a los problemas de coagula-ción durante el parto ya que son más frecuentes que en población general.

Como es natural, dada la importancia de la terapéutica en Medicina, asícomo su naturaleza cambiante, siempre se debe recomendar la revisión perso-nal exhaustiva de los fármacos a administrar por cada médico. Estos apuntesson exclusivamente una guía de divulgación.

Puede concluirse sin temor a equivocarse que Imiglucerasa® es un fárma-co seguro y bien tolerado.

¿QUÉ RESPUESTA PODEMOS ESPERAR?

Es éste uno de los aspectos mejor conocidos de la TSE y que le aportanmayor robustez.

Son muchas las publicaciones, corroboradas por los datos obtenidos delRegistro internacional (ICGG), que permiten anticipar una buena respuesta de laEG tipo 1 a la administración de la TSE.

De modo esquemático, en la Tabla 5 se presentan los objetivos terapéuticosy los plazos en que éstos deberían alcanzarse en los pacientes que reciben TSE.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

61

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

La posibilidad de prever la respuesta a un tratamiento es una ayuda im-portante ya que permite identificar a los pacientes que responden mal, o no lohacen, para intensificar los controles durante el seguimiento.

Tabla 5a

Objetivos terapéuticos a alcanzar con la TSE. Parámetros hematológicos

Serie Roja• Incremento de la Hb > 11 (mujeres y niños) 12 g/dL (varones) en 12-24 meses• Eliminar la dependencia transfusional• Reducir los síntomas del síndrome anémico• Mantener la mejoría después de este periodo

Plaquetas• Aumento suficiente de los recuentos para prevenir hemorragia clínica• Los esplenectomizados deben normalizarlos en el 1 año• Los no esplenectomizados

a) Casos leves: x1,5 o 2 el 1er año y normalizar el 2ºb) Casos graves: x1,5 el 1er año, continuar el incremento. La normalización puede no

obtenerse• Evitar la esplenectomía• Mantener estable el incremento

NJ Weinreb et al. Am J Med 2002; 113: 112-119G Pastores et al. Sem Hematol 2004; 4 (Suppl 5): 4-14

Tabla 5b

Objetivos terapéuticos a alcanzar con la TSE. Parámetros viscerales y óseos

Hepatomegalia• Reducir y mantener el volumen visceral entre 1-1,5• Reducir el volumen el 20-30% antes de 2 años y entre el 30-50% antes de 5

Esplenomegalia• Reducir y mantener el volumen visceral entre 2-8• Reducir el volumen el 30-50% antes de 1 año y entre el 50-60% antes de 5• Aliviar los síntomas por ocupación de espacio o infarto• Evitar el hiperesplenismo

Enfermedad ósea• Reducir o eliminar el dolor• Evitar las crisis óseas y la osteonecrosis• Mejorar la mineralización ósea

NJ Weinreb et al. Am J Med 2002; 113: 112-119G Pastores et al. Sem Hematol 2004; 4 (Suppl 5): 4-14

62

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

SEGUIMIENTO DEL PACIENTE EN TRATAMIENTO

Todos los pacientes con EG deben ser seguidos periódicamente tanto si re-ciben tratamiento, como si no lo hacen. El seguimiento debe combinar la anam-nesis precisa, con una exploración física meticulosa, junto con una serie de ex-ploraciones complementarias que deben repetirse periódica y regularmente.Como en todos los apartados previos, el sentido clínico dictará su administra-ción ante circunstancias clínicas concretas.

Las exploraciones recomendadas son:

a. Análisis de sangre y orina que incluyan: hemograma con las tres series;extensión de sangre periférica (en casos seleccionados); metabolismo del hierro(al menos inicialmente y en todos los casos en que no se corrija la serie roja).Vitamina B12 y ácido fólico. Bioquímica elemental incluyendo urea, creatinina,ácido úrico, colesterol total y fracciones, triglicéridos, ionograma, calcio y fósfo-ro, bilirrubina total y directa, enzimas hepáticas (GOT/AST, GPT/ALT, GGT, Fos-fatasa alcalina). Estudio elemental de coagulación. Dosificación de inmunoglobu-linas cada dos años, por debajo de los 50 años, anualmente a partir de estaedad. Proteinograma para la detección de bandas monoclonales, aplicando elprotocolo de gammapatía monoclonal de significado indeterminado cuando sedetecten. Pueden incluirse, aunque su valor es relativo frente a otros marcadoresevolutivos, la determinación de TRAP (fosfatasa ácida tartrato resistente) y deECA (enzima de conversión de angiotensina). Analítica elemental de orina.

b. Serología a hepatitis viral antes de comenzar el tratamiento.c. En casos seleccionados, si existe diátesis hemorrágica o trombofilia, se

deberá ampliar el estudio con técnicas de hemostasia más sofisticadas.d. Radiografía de tórax al inicio.e. Radiografía esquelética incluyendo huesos largos, columna vertebral y

cráneo al inicio.f. Ecocardiograma transtorácico para estimar presión sistólica pulmonar y

aparato valvular. g. Resonancia nuclear magnética ósea para valorar columna vertebral (ge-

neralmente lumbar), pelvis y huesos largos.h. Determinación del volumen visceral (hígado y bazo) mediante técnicas

de imagen. Todas tienen ventajas e inconvenientes. Para evitar la exposición re-petida a la radiación X que supone el TC, se recomienda la medida de los volú-menes viscerales (mejor que la superficie) mediante estudio ecográfico. Para evi-tar la subjetividad de éste y reducir las imprecisiones de medida, siempre quesea posible, debería hacerlo el mismo radiólogo.

En las Tablas 6A y 6B se muestra la evaluación inicial (Tabla 6A) y el

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

63

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

seguimiento (Tabla 6B) según las recomendaciones del ICGG de 2006. Puedeobjetarse que la recomendación de éste respecto a los volúmenes viscerales sedecanta por emplear la RM o el TC. La limitada disponibilidad de la primera y

Tabla 6a

Evaluación inicial

Análisis de sangreObligado Según indicaciónHb Leucocitos y fórmula Calcio y fósforoPlaquetas Enzimas hepáticas Metabolismo del hierroQuitotriosidasa F alcalina Vitamina B12Actividad GBA Biblirrubina T y D CoagulaciónAnálisis mutacional Serología hepatitisAnticuerpos (alicuota) Albúmina y proteínas

Inmunoelectroforesis sérica

VisceraVolúmenes de hígado y bazo por TC o RMN

EsqueletoRadiología simple (AP fémur y lateral de columna); RMN; QCSI; DEXA

PulmonarECG; radiografía de tórax; ecocardiograma (mayores de 18 años)

Tabla 6b

Evaluación en el seguimiento

Pacientes no tratados Pacientes en tratamientoCada 12 Cada 12-24 Objetivos mantenidos Objetivos Cambios dosismeses meses o no alcanzados alcanzados o complicaciones

Cada 3 Cada 12 Cada 12-24 significativasmeses meses meses

Análisis de sangre Análisis de sangreHb • • • •Plaquetas • • • •Quito • • • •Vísceras (volúmenes) Vísceras (volúmenes)Bazo • • • •Hígado • • • •Esqueleto EsqueletoRx simple • • • •RMN • • • •DEXA • • • •Pulmonar Pulmonar

64

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

la radiación de la segunda hacen que, en opinión de los autores, la ecografíapueda ser un procedimiento aceptable.

Las denominadas QCSI y DEXA son técnicas de imagen sofisticadas parala cuantificación de la estructura y el contenido en grasa del hueso empleadasen contados centros y con indicación más para investigación que en la clínicadiaria.

Finalmente, debe recordarse que son posibles y, de hecho están bien do-cumentadas, las complicaciones (especialmente crisis óseas), en pacientes pre-viamente tratados y estables, por lo que siempre debe mantenerse una vigilan-cia periódica en los pacientes con EG.

AJUSTE DE LA DOSIS INICIAL

Una vez alcanzada la respuesta terapéutica, para lo cual es de gran ayu-da la experiencia acumulada que se muestra en las Tablas 5A y 5B, debe man-tenerse la dosis de tratamiento durante unos 6 meses o un año. Después de esteperiodo, siempre que el paciente permanezca estable y, en dependencia delgrado de afectación inicial, se puede proceder a reducir la dosis en un porcen-taje variable (15-25% en pacientes graves; 25-50% en los leves). Esta nueva do-sis se mantendrá durante 1 año y, si de nuevo continúa estable, se procederá areducciones ulteriores con la misma secuencia temporal hasta una dosis mínimade 30 U/k quincenal en los pacientes inicialmente graves y de tan solo 20U/kg quincenal en los menos afectados. Reducciones ulteriores pueden resultarinsuficientes para mantener la estabilidad clínica alcanzada.

Se ha ensayado en grupos muy seleccionados de pacientes la administra-ción de la dosis mínima, acumulada en una sola infusión mensual. Este procedi-miento todavía no está estandarizado ni aceptado por la comunidad científica,por lo que no debe emplearse, salvo circunstancias muy concretas y siemprecontando con la aceptación del paciente, consciente de la incertidumbre delprocedimiento y bajo estrecha supervisión médica.

ALTERNATIVAS AL TRATAMIENTO SUBSTITUTIVO

Hasta 1991 no se dispuso de un tratamiento eficaz para la EG. Los pa-cientes con ésta, y otras enfermedades poco prevalentes, eran tratados de modosintomático con fármacos incapaces de modificar el curso de la enfermedad oevitar complicaciones. Ciertamente, hasta aquellas fechas, la expresividad clíni-ca de la EG llegaba a manifestarse en las formas más completas y complicadas

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

65

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

que acortaban la vida del paciente y la sembraban de sufrimiento y limitación.Cuando comenzamos el tratamiento de pacientes con EG en España, el

primer tratamiento se hizo con Ceredase® el día 31 de mayo de 1994, no exis-tían otras alternativas terapéuticas. No obstante, la revisión bibliográfica más lapropia observación clínica de nuestros primeros pacientes nos hizo muy cons-cientes de que se iniciaba una nueva era. El esfuerzo conjunto de médicos, bio-químicos, biólogos, genetistas, enfermeras, etc., cristalizó en una terapia eficazy bien tolerada. También la Administración hizo un esfuerzo importante, que esde justicia reconocer, facilitando el acceso a la misma de los pacientes que lonecesitaban.

A la TSE cabe reconocerle una virtud adicional: contribuyó a profundizaren la fisiopatología de la EG de modo que, de nuevo, el esfuerzo conjunto deequipos multidisciplinares abrió el camino al desarrollo de nuevas alternativas te-rapéuticas.

De entre ellas, comentaremos brevemente, en este apartado, la única quetiene indicación clínica en la actualidad. En el apartado siguiente se menciona-rán las que pueden hacerse realidad en años sucesivos.

El concepto de TRS es muy interesante. Algunas de las mutaciones queproducen la EG ocasionan una proteína menos eficiente en la degradación delsubstrato pero con una actividad residual significativa. Teóricamente estos resi-duos enzimáticos serían capaces de degradar cantidades menores de glucocere-brósido de las necesarias para mantener un equilibrio metabólico fisiológico, loque conduciría a la acumulación del mismo y el consiguiente desarrollo de laenfermedad. Si fuéramos capaces de retrasar la tasa de producción, o síntesis,del substrato sería factible adaptarlo a la menor capacidad catabólica del resi-duo enzimático mutado. Sobre esta base teórica se estudiaron fármacos capa-ces de inhibir la actividad de la glucosil-metil-transferasa, la enzima que regulael paso de cerebrósido a glucocerebrósido.

El primer fármaco, hasta ahora único disponible en la clínica, de este gru-po fue el iminoalcohol Miglustat (Zavesca®). El atractivo de esta novedosa alter-nativa terapéutica radicaba en dos circunstancias. Primero, al tratarse de molé-culas de pequeño tamaño se presumía que atravesarían la barrerahematoencefálica (BHE) y podrían tener algún efecto beneficioso sobre las for-mas de EG con afectación neurológica (tipos 2 y 3); el segundo aspecto eraque al actuar sobre un paso metabólico precoz podrían tener un efecto benefi-cioso sobre otras enfermedades de depósito lisosomal distintas de la EG. De-safortunadamente no ha sido así y, aunque el fármaco atraviesa la BHE, los re-sultados comunicados no permiten hacerse muchas esperanzas.

Los primeros ensayos clínicos con Miglustat en la EG tipo 1 demostraronque el fármaco es eficaz. Consigue una reducción del tamaño de hígado y

66

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

bazo y mejoran los recuentos hematológicos de serie roja y plaquetaria. Sinembargo, es menos eficaz que la TSE, especialmente en la mejoría de recuen-tos hematológicos donde la respuesta es menos consistente. Por otra parte elperfil de efectos secundarios es más acusado que con la TSE de modo queprácticamente el 100% de los pacientes tratados presentan diarrea que, aun-que mejora al cabo de los meses de tratamiento, obliga a modificar la dieta,pérdida de peso, y en una proporción importante de los casos también tem-blor, pérdida de memoria, debilidad muscular, etc. (Ficha técnica del produc-to). Por otra parte el fármaco interfiere la espermatogénesis por lo que no de-be emplearse en varones en edad fér ti l y no se ha testado en niños,embarazadas y lactantes, por lo que su uso también está restringido en talespacientes.

Debido a ambas circunstancias, menor eficacia y más efectos secundarios,las autoridades sanitarias consideran que la TRS con Miglustat debe reservarsepara “pacientes con EG leve o moderada en los que no se pueda administrar ono acepten la TSE. El tratamiento, en estos casos, debe ser supervisada por mé-dicos con experiencia en la EG”.

Zavesca® se presenta en comprimidos de 100 mg y se administra por víaoral, un comprimido cada 8 horas.

PERSPECTIVAS TERAPÉUTICAS EN LA EG

En los próximos meses o años asistiremos a un aumento de la oferta tera-péutica de los pacientes con EG. Muy sumariamente extractamos las que estánen desarrollo actualmente o aquellas otras, más novedosas y especulativas, quecuentan con una base racional atractiva.

A. Fármacos bioequivalentes (TSE)Se trata de fuentes alternativas en el modo de producción industrial de la

enzima. En teoría permitirá obtener mayores cantidades de enzima, igualmentesegura y eficaz, pero con menor coste. Ya están en fase de ensayo clínico algu-no de los productos de este grupo.

B. Pequeñas moléculas (TRS)Están en fase de ensayo clínico (fase 2) algunos preparados que inhiben

la glucosil-ceramida-sintetasa, distintos de Miglustat. En el caso concreto del pro-ducto más desarrollado, se trata de un inhibidor enzimático de base lipídica, enlugar de glucídica. Los primeros resultados comunicados parecen alentadores,pero todavía hay que esperar a más publicaciones.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her

67

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

C. ChaperonesLos “chaperones” son pequeñas moleculas que acompañan a algunas pro-

teínas a lo largo de su migración desde el retículo endoplásmico al aparato deGolgi y a los lisosomas, incrementando su estabilidad y previniendo la degrada-ción proteosómica. De este modo, enzimas inestables por su constitución, podríanalcanzar el lisosoma y ejercer ahí su acción. Existen indicios, todavía no subs-tanciados en estudios clínicos, que apuntan a un hipotético efecto chaperon deMiglustat sobre algunos de los residuos enzimáticos responsables de la EG.

D. Terapia génicaTodavía existen problemas en la expresión a largo plazo del gen de la

glucocerebrosidasa ácida (GBA) después de una transfección eficiente. Se vaavanzando en este terreno pero no es posible hacer aproximaciones con rela-ción a plazos en su aplicabilidad clínica.

E. Modificaciones del tráfico celularEn el caso de la mutación L444P, una de las más graves en la EG, se ha

demostrado en un estudio experimental sobre un modelo celular que el aumentode expresión de una proteína de membrana (Lysosomal Acid Membrane Proteino LAMP) permite aumentar la actividad de la GBA en los lisosomas.

Al igual que ocurre en otros campos de la Medicina, el empleo más racio-nal de los recursos disponibles, junto a los esfuerzos en investigación y su trans-ferencia a la clínica diaria, nos permiten augurar un futuro más esperanzadorpara los pacientes con EG.

En consecuencia, no es descabellado suponer que, como así ha sido hastala fecha, las innovaciones en el tratamiento de la EG sirvan de acicate y estímu-lo para el desarrollo de terapias más eficaces en todo el conjunto de enfermeda-des poco prevalentes.

Si la investigación en fármacos huérfanos y enfermedades raras son unmagnífico exponente del compromiso investigador y científico de una sociedadavanzada, su transferencia a la terapéutica diaria lo es del compromiso socialcon una parte de la población en la que se concentra de modo patente una im-portante cuota de sufrimiento.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

• Andersson HC, Charrow J, Kaplan P, Mistry P, Pastores GM, Prakesh-Cheng A,et al. Individualization of long-term enzyme replacement therapy for Gaucher disease.Genet Med 2005:7(2):105-110.

• Barton NW, Brady RO, Dambrosia JM, Di Bisceglie AM, Doppelt SH, Hill SC,

68

ACTUALIZACIONESEL MEDICOEL MEDICO

et al. Replacement therapy for inherited enzyme deficiency--macrophage-targeted gluco-cerebrosidase for Gaucher's disease. N Engl J Med 1991;324:1464-1470.

• Beutler E, Kay A, Saven A, Garver P, Thurston D, Dawson A, Rosenbloom B.Enzyme replacement therapy for Gaucher disease. Blood 1991;78:1183-1189.

• Cox T, Lachmann R, Hollak C, Aerts J, van Weely S, Hrebícek M, et al. Noveloral treatment of Gaucher's disease with N-butyldeoxynojirimycin (OGT 918) to decreasesubstrate biosynthesis. Lancet 2000;355:1481-1485.

• Cox TM, Aerts JM, Andria G, Beck M, Belmatoug N, Bembi B, et al. The roleof the iminosugar N-butyldeoxynojirimycin (miglustat) in the management of type I (non-neuronopathic) Gaucher disease: a position statement. J Inherit Metab Dis 2003; 26:513-526.

• Pastores GM, Sibille AR, Grabowski GA. Enzyme therapy in Gaucher diseasetype 1: dosage, efficacy and adverse effects in thirty-three patients treated for six totwenty-four months. Blood 1993;82:408-416.

• Pérez Calvo JI. Tratamiento enzimático substitutivo. En: Giraldo MP, Giralt M,Pérez Calvo JI, Pocoví M, Eds. Enfermedad de Gaucher 2ª edición: aspectos generales,clínica, diagnóstico, tratamiento, aspectos psicológicos y calidad de vida. La enferme-dad de Gaucher en Iberoamérica. Ibargüen, Zaragoza 2003, pp 205-222.

• Platt FM, Jeyakumar M, Andersson U, Priestman DA, Dwek RA, Butters TD, etal. Inhibition of substrate synthesis as a strategy for glycolipid lysosomal storage diseasetherapy. J Inherit Metab Dis 2001; 24: 275-290.

• Rosenbloom BE, Weinreb NJ, Zimran A, Kacena KA, Charrow J, and Ward E.Gaucher disease and cancer incidence: a study from the Gaucher Registry. Blood2005;105:4569-4572.

• Sidransky E. Gaucher disease: complexity in a "simple" disorder. Mol GenetMetab 2004;83:6-15.

• Von Dahl S, Deegan P, Kacena K, Mistry P, Pastores GM, Weinreb N. Life ex-pectancy in type 1 (non-neuronopathic) Gaucher Disease. Gaucher Registry. Annual Re-port 2006. Pp 4.

Actu

aliz

ació

n en

Enf

erm

edad

de

Gauc

her