división edad moderna: renacimiento (s.xv-xvi) : humanismo barroco (s. xvii) ilustración (s....

of 15 /15
División edad moderna: Renacimiento (s.XV-XVI) : Humanismo Barroco (s. XVII) Ilustración (s. XVIII) Objetivos : El conocimiento del universo Arquitectura y funcionamiento de la razón Aplicación Humanista: antropología, estética y la política:

Author: adolfo-rivas-cordero

Post on 25-Jan-2016

222 views

Category:

Documents


1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Divisin edad moderna:Renacimiento (s.XV-XVI) : HumanismoBarroco (s. XVII)Ilustracin (s. XVIII) Objetivos :El conocimiento del universoArquitectura y funcionamiento de la raznAplicacin Humanista: antropologa, esttica y la poltica:

  • Periodos filosficos: 1.Renacimiento y revolucin cientfica: Nicols de Cusa Giordano Bruno, Maquiavelo, Toms Moro, Coprnico,Kepler y Galileo.

    2.-El Racionalismo: Descartes, Spinoza y Leibniz

    3.-El Empirismo: Locke, Hobbles y Hume

    4.-La Ilustracin: Voltaire, Rousseau y Kant

  • -RENACIMIENTO:-Mirada al mundo grecolatino.-Antropocentrismo: YO (subjetivismo e idealismo)-Reforma protestante.-REVOLUCIN CIENTFICA:-Nace ciencia experimental:-Naturaleza{} Matemtica-Mtodo hipottico-deductivo-Nueva imagen del universo.-RACIONALISMO:-Razn -Matemticas-Ideas innatas-Correspondencia : Pensamiento y realidad (Dios)

  • EMPIRISMO-Sentidos-Niegan las ideas innatas-Crtica a la metafsica-Fsica como modelo ILUSTRACIN-Kant: Criticismo-Razn ilustrada.-Religin natural -Idea de progreso.-Crtica Rousseau

  • Persistiendo, pues, en su primera decisin de desprestigiarme a m y a mis cosas por todos los medios posibles, sabiendo cmo yo en mis trabajos de astronoma y de filosofa sostengo, sobre la constitucin de las partes del mundo, que el Sol, sin cambiar de lugar, permanece ubicado en el centro de las revoluciones de las esferas celestes, y que la Tierra que se mueve sobre s misma, gira en torno a l; y adems oyendo que voy confirmando tal posicin, no slo refutando los argumentos de Ptolomeo y de Aristteles, sino aportando otros muchos en su contra, y especialmente algunos referidos a los efectos naturales, cuyas causas tal vez no puedan explicarse de otra forma, y otros astronmicos dependientes del conjunto de los recientes descubrimientos celestes, los cuales claramente refutan el sistema ptolemaico y concuerdan y confirman admirablemente esta posicin; y tal vez desconcertados por la reconocida verdad de otras proposiciones afirmadas por m, distintas de las comnmente sostenidas, y desconfiando ya de su defensa, mientras permaneciesen en el campo filosfico, se han decidido a intentar proteger las falacias de sus discurso con la capa de una fingida religin y con la autoridad de las Sagradas Escrituras, utilizadas por ellos con poca inteligencia, para la refutacin de razonamientos ni entendidos ni conocidos (GALILEO, Carta a Cristina de Lorena, trad. M. Gonzlez, Madrid, Alianza, 1987, pp. 64-65).

  • Galileo es un fsico italiano de los siglos XVI y XVII que defendi la teora heliocntrica y el nuevo mtodo cientfico basado en la experimentacin y en la utilizacin del lenguaje matemtico. Galileo encarna el ansia de libertad de investigacin de la comunidad cientfica frente a la tutela de la Iglesia, una Iglesia que siente amenazada su autoridad doctrinal y temporal. La defensa del heliocentrismo como verdad emprica le llev a un proceso inquisitorial que le conden a la abjuracin de sus teoras, a la reclusin y al silencio.

  • TEMAIDEAS PRINCIPALESGalileo se queja en este texto de que los partidarios de la cosmovisin aristotlico-ptolomaica del universo -paradigma cientfico de la visin cristiana del mundo- intentan acallarlo y desacreditar su persona y la teora heliocntrica que ha conseguido demostrar mediante la utilizacin del mtodo experimental, alegando argumentos religiosos. Cuestin: Muestra el texto dos formas de argumentar? Cules?

    1.Los defensores de la cosmovisin antigua, incapaces de defender sus concepciones racionalmente, procuran desprestigiar a Galileo y sus teoras apoyndose en la religin y en las Sagradas Escrituras. 2.Galileo expone su teora refutando la teora de Ptolomeo y de Aristteles dando cuenta de la confirmacin emprica de la teora copernicana.

  • Galileo seala y defiende los conceptos fundamentales de la nueva astronoma copernicana: el heliocentrismo y el movimiento terrestre. Asegura tambin que ha logrado refutar y superar las teoras de Ptolomeo y de Aristteles con pruebas cientficas que confirman la nueva cosmovisin. Finalmente, concluye expresando su descontento porque los defensores del geocentrismo se escudan en la religin y en las Escrituras para rechazar la cosmovisin moderna a falta de mejores argumentos.

  • La primera idea del texto expresa el enfrentamiento existente en la poca de Galileo entre los partidarios del geocentrismo y los de la ciencia moderna. Este enfrentamiento tuvo consecuencias trgicas, como la muerte en la hoguera de Giordano Bruno o el proceso inquisitorial que sufri Galileo, por el que fue obligado a retractarse pblicamente del heliocentrismo. Para comprender esta polmica hay que tener en cuenta que, en la poca del texto (1615), la cosmovisin aristotlica, levemente matizada por Ptolomeo se haba convertido en la verdad oficial de la Iglesia catlica a nivel cosmolgico entre otras cosas porque ofreca al creyente un escenario sencillo con el que ilustrar las grandes verdades teolgicas al tiempo que concordaba con el sentido comn: El hombre en el centro de la creacin y Dios ms all de las esferas como la causa principal del hombre y del cosmos. Sin embargo, el avance de las observaciones astronmicas sobre el movimiento errtico de los planetas obligaron a los defensores de la teora geocntrica a realizar ajustes muy complicados en el sistema para poder seguir mantenindolo. Se impona, por tanto, la necesidad de simplificar el sistema. Fue lo que hizo Coprnico al situar al Sol en el centro del Universo.

  • Galileo afirma que las observaciones astronmicas a travs del telescopio (fases de Venus, satlites de Jpiter, manchas solares y la rugosidad de la superficie lunar) son inexplicables desde la imagen aristotlica del mundo supralunar, perfecto, con solo nueve astros girando alrededor de la Tierra en esferas cristalinas, y que el heliocentrismo y el movimiento de la Tierra son teoras definitivamente comprobadas.

  • En este texto, Galileo defiende que la filosofa -que en su poca inclua lo que hoy llamamos "fsica"- es un campo propio de la razn humana y no de la fe. De ah que, al final del texto, se lamente de que sus enemigos hagan un mal uso de la religin y de las Sagradas Escrituras, pues las utilizan en una polmica donde solo la razn y sus argumentos deben actuar. Por ello, los acusa de ignorantes y de encubrir las falacias de sus teoras con la autoridad de la Biblia. Estos enemigos son ciertos jesuitas con los que Galileo entr en agria polmica acerca de la naturaleza de los cometas, las causas de las mareas y la prioridad en el descubrimiento de las manchas solares. El resultado del enfrentamiento ya lo conocemos: Galileo tuvo que abjurar de sus teoras y tuvo que comprometerse tambin a no defender pblicamente el copernicanismo, al no contar con el favor de su otrora amigo el Papa Urbano VIII. Pero para poner las cosas en su sitio el mismo ao de la muerte de Galileo nace Newton, quien acabar de completar la cosmovisin por la que tanto luch Galileo y un siglo despus, la Ilustracin pondr a Galileo como ejemplo de perseverancia y fidelidad a la verdad.

  • Galileo va a proponer un modelo mecanicista para entender el Cosmos en el que las causas final, formal o sustancial aristotlicas son sustituidas por la causa motriz o eficiente. Este modelo rompe con el modelo biolgico aristotlico que se enseaba oficialmente en las Universidades y con el modelo hermtico aportado por Giordano Bruno, que era el que se enseaba en la clandestinidad. Segn Galileo el Universo se entiende como una mquina regida por leyes matemticas en cuyo centro est Dios. En contra de lo que pensaba la Iglesia, Galileo planteaba una teora del Universo fiel al catolicismo defendiendo que la Biblia era la fuente de toda verdad proporcionndole al hombre verdades ciertas pero que, sin embargo, no eran de tipo cientfico. Lo que estaba en juego era quin poda decidir legtimamente acerca de la verdad en lo referente a los asuntos de la naturaleza, si los cientficos o los telogos. Para concluir, slo decir que Galileo es un pensador moderno. La modernidad de su pensamiento radica, precisamente, en su defensa de la razn y de la libertad cientfica defendiendo un terreno propio y exclusivo sin interferencias externas.

  • Podemos considerar plenamente vigente la idea de Galileo de que debe haber una separacin total entre religin y ciencia sobre la base de que los argumentos de una y otra disciplina se sitan en planos distintos: la Ciencia en el mbito de la razn, la religin en el mbito de la fe., en los mbitos de la fe y de la razn, respectivamente. De este modo se evitaran intromisiones injustificadas y se garantizara la independencia de esas dos fuentes de conocimiento. Pero a lo largo de la historia posterior a Galileo la Iglesia ha seguido enfrentndose con otras teoras cientficas novedosas: por ejemplo, el evolucionismo de Darwin. En la actualidad, aunque el Papa Juan Pablo II reconoci en 1992 el error cometido con Galileo, las autoridades eclesisticas rechazan por razones morales algunos de los ltimos avances de la gentica (como la clonacin o la investigacin con clulas madre embrionarias.

  • Por otro lado, en cierto sentido, hoy en da la ciencia se ha situado en el lugar que en tiempo de Galileo ocupaba el dogma religioso: la mayora de la gente es incapaz de comprender o incluso desconoce por completo las teoras cientficas vigentes y, a pesar de ello, considera que la ciencia ofrece verdades indudables, conocimientos definitivos e irrefutables. As, la ciencia ha pasado a llenar parte del espacio perdido por la fe pero convirtindose en un saber igual de dogmtico que aquella. En todo caso, parecemos estar muy alejados del ideal galileano de un conocimiento plenamente racional que ayude a la humanidad en su vida cotidiana y que nos acerque a la comprensin del universo. El triunfo de la ciencia y el enorme valor que le concedemos tiene que ver ms con los avances tcnicos que gracias a ella hemos logrado que con el puro conocimiento terico

  • Por otro lado, en cierto sentido, hoy en da la ciencia se ha situado en el lugar que en tiempo de Galileo ocupaba el dogma religioso: la mayora de la gente es incapaz de comprender o incluso desconoce por completo las teoras cientficas vigentes y, a pesar de ello, considera que la ciencia ofrece verdades indudables, conocimientos definitivos e irrefutables. As, la ciencia ha pasado a llenar parte del espacio perdido por la fe pero convirtindose en un saber igual de dogmtico que aquella. En todo caso, parecemos estar muy alejados del ideal galileano de un conocimiento plenamente racional que ayude a la humanidad en su vida cotidiana y que nos acerque a la comprensin del universo. El triunfo de la ciencia y el enorme valor que le concedemos tiene que ver ms con los avances tcnicos que gracias a ella hemos logrado que con el puro conocimiento terico